martes, 20 de junio de 2017

Alfiletero mes de mayo

Una vez más os traigo un alfiletero "en diferido", lo cual comienza a convertirse en una auténtica costumbre. Espero que pese a todo el alfiletero correspondiente al mes de mayo os guste tanto como lo han hecho los anteriores.


Para esta ocasión he escogido una graciosa mariquita. Me pareció perfecta para representar al mes de mayo, y como ya hace tan buen tiempo he decido "hacerle fotos de exterior" y sacarla al jardín. La verdad es que se ve muy guapa y contenta entre tanto verde.


Como podéis ver en las fotos a esta mariquita no le falta ningún detalle, tiene los característicos puntitos negros de toda mariquita que se precie y sus respectivas antenitas.


Los puntitos están aplicados sobre la tela roja y tienen algo de relieve para lo cual coloqué un trocito de guata en su interior, y si os fijáis un poco en las fotos podréis daros cuenta de que el borde de los topos está acolchado con hilo rojo, lo que me pareció un detalle muy bonito.


En cuanto a las antenas las hice con un pequeño resto de bies en color gris rematando las puntas con un nudo, lo cual le da un aspecto muy divertido. Para hacer los ojos reciclé dos pequeños botones en color rojo, que como suele ser mi costumbre.

Y con esto termino esta entrada. Espero que este alfiletero os haya gustado tanto como los anteriores. Me despido ya de todos vosotros y como siempre os digo hasta pronto y nos vemos en el próximo post. Feliz fin de semana. Un besote muy grande.

martes, 13 de junio de 2017

Bolso con casitas

Por fin y aunque fuera de plazo he conseguido terminar mi bolso redondo con casitas. Por desgracia, no puede tenerlo a tiempo para poder presentarlo en la exposición de patchwork que se organizó en el centro cultural, donde a lo largo de este año he asistido a clases, como ya os he comentado en anteriores entradas.


Sin embargo estoy contenta por haber conseguido acabarlo finalmente y que no se haya  convertido en un UFO, como tanto otros que tengo guardados en mi armario de costura.


La verdad es que este bolso ha sido un gran reto y gracias a él he aprendido mucho aunque  ha habido momentos en los que he estado a punto de tirar la toalla, como cuando cosí mal cuatro veces consecutivas las tapas con la rabia que me da descoser, o cuando la máquina se atascaba y no quería coser debido al grosor de las guatas.



Aunque no todo han sido sufrimientos también he disfrutado mucho la parte más divertida de este proyecto como elegir las telas para hacer las casitas, adornarlas o colocar los botones.


Por cierto los botones de madera con forma de pajaritos merecen una mención aparte, me los regaló mi compañera de clase Mina y son realmente preciosos. Le dan un toque muy especial al trabajo, además constituyen un precioso recuerdo de este curso y de mi compañera en especial.

También fue muy divertido hacer las tapas del bolso. Como podéis ver están confeccionadas a base de un millón de pequeños trocitos de tela, lo que me ha permitido reciclar esos retazos que todas tenemos guardados esperando la ocasión para poder usarlos.



Hacer el acolchado con las mini-reglas también ha sido todo un descubrimiento así como el uso del hilo multicolor, no me extiendo más sobre esta parte porque ya os hablado de este punto en anteriores entradas y no quiero repetirme, si alguien se perdió esos post os dejo los enlaces: Reglas de acolchado y el acolchado final.


En cuanto al interior del bolso, está acolchado aunque a máquina. Para la tapa interior hice la típica celosía pero con una aguja doble y como se puede ver en las fotos, ha quedado muy profesional, así que con toda seguridad  pienso  a repetir en el futuro.


Además quería mostraros los adornos que he hecho para las cremalleras del bolso. Los hice reutilizando un viejo collar que se me rompió hace tiempo, lo guardé con la esperanza de poder encajarlo en algún proyecto y por fin la ocasión se ha presentado.


Como podéis ver en las fotos le he puesto unos cierres que me permiten poner y quitar los adornos, lo que resulta muy práctico para poder retirarlos  a la hora de lavar el bolso en la lavadora.


También quería contaros que dado que el bolso tiene unas dimensiones bastante grandes,  he decidido  finalmente utilizarlo para guardar los trozos sobrantes de guata que tenía en mi armario de costura en un estado de caos total y que ahora tengo recogidos y en orden.




















Creo que ya va siendo hora que de que le ponga el punto y final a este post, que reconozco ha quedado muy largo y creedme que he hecho un gran esfuerzo por resumir ya que eran muchas las cosas que quería comentaros y sobre todo mostraros. Espero que la espera por ver este proyecto haya merecido la pena y que os haya gustado. Antes de despedirme quisiera daros las gracias por vuestra presencia y por vuestros comentarios. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Feliz semana.



viernes, 9 de junio de 2017

El amigo invisible

El verano se aproxima, los termómetro suben, los días se alargan y el curso llega a su fin. Por desgracia para mí, las clases de patchwork ya han concluido. Voy a echar mucho de menos a las compañeras con las que he compartido todas las tardes del martes de estos últimos meses.  


A lo largo de estas semanas hemos ido estrechando lazos de amistad, aprendiendo con cada clase, no sólo de nuestra profesora sino también entre nosotras. He tenido mucha suerte de contar con unas compañeras fantásticas siempre dispuestas a compartir telas, hilos, conocimientos y experiencia. Verdaderamente las voy a echar de menos. Hemos prometido que el año que viene volveremos a repetir y esperamos tener suerte y ser elegidas una vez más para poder continuar compartiendo y aprendiendo juntas en un nuevo curso.


Para despedirnos organizamos un merienda en la que cada una aportó su granito de arena, aunque en mi caso y por mis horarios de trabajo la merienda se convirtió en comida. También organizamos el juego del amigo invisible, la norma era que cada una de nosotras tenía que traer un regalo hecho por ella misma, daba igual la técnica: bordado, ganchillo o patchwork. Todas acudimos con nuestros regalos envueltos para no desvelar el misterio. 


Como niñas impacientes esperamos al final de la merienda para recibir nuestros regalos. En mi caso hice una bolsa de labores con dos telas preciosas, de ésas que te enamoran nada más verlas, y que compré el año pasado en las rebajas de Agosto. Las tenía guardadas para una ocasión especial como ésta.


Para decorar la bolsa hice una flor de tela que decoré con un enorme botón verde. La flor gustó mucho y muchas compañeras me preguntaron como la había hecho. La suerte quiso que la bolsa fuera para una "compi" que es una gran fan del punto y quedó contentísima con su regalo.


En cuanto a mí me tuve la suerte de que me tocara un coqueto monedero de boquilla, hecho con una preciosa tela en color beige con estampado de cachemir; que ya he adoptado para llevar la barra de labios en el bolso.



Espero  que hayáis disfrutado con la entrada. Muchísimas gracias por vuestros comentarios y visitas, que tanto me animan a continuar con este blog. Me despido ya hasta pronto y nos vemos en el próximo post.

viernes, 2 de junio de 2017

Las chicas de la oficina: segunda parte

Hace algunas semanas os mostré en la entrada titulada  "Las Chicas de la Oficina: primera parte" una de las cuatro fundas que confeccioné como regalo para mis compañeras de trabajo. Si os perdisteis esa entrada podéis pinchar en el enlace correspondiente si os pica la curiosidad.


Hoy os presento la segunda de las fundas. Espero que también os guste y que disfrutéis de también con ella. Como podéis ver en las fotos la funda tiene un estilo muy romántico donde predominan los tonos beis y los rosas suaves, ya que su destinataria es una enamorada de estos tonos.


La portada de la funda la adorné con una aplicación hecha con otra tela en los mismos tonos que la tela base con un diseño de falso patchwork, que me gusta mucho. También le coloqué un trocito de cinta en tonos rosas con una leyenda "Life is beautiful" (La vida es bella)


Además añadí dos botones de nácar para darle un toque de brillo al trabajo; si os acordáis de la funda anterior también utilicé este tipo de adorno, en este caso fueron cuatro botones iguales, dispuestos de tal modo que forman un cuadrado. Los botones de nácar son un detalle que me gusta mucho y que he reproducido en las cuatro fundas.


Para la contraportada también hice una aplicación usando la misma tela de falso patchwork de la portada y añadí un detalle por el que siento debilidad, "la piconela". Al principio no estaba muy convencida con su tono amarillo intenso porque pensaba que se desviaba demasiado de la gama cromática de las telas escogidas pero después de probar con distintos tonos, éste fue el ganador.


Las solapas interiores las rematé con un bies de mercería a tono verde claro que combina muy bien con la tela de florecitas y que sirve de refuerzo para las solapas, como podéis ver en la foto anterior. Con esto termino, espero que el post os haya gustado tanto como a mi compañera le gustó el regalo. No me alargo más y como siempre os digo hasta pronto y nos vemos en el próximo post.