martes, 18 de febrero de 2020

Bandejas vacía bolsillos

¡Hola a todos! Espero que la semana os haya ido tan bien como hubierais deseado. Yo estoy aquí con vosotros una vez más contenta por poder mostraros este proyecto, porque es uno de esos trabajos que estaban en mi lista de pendientes y que por fin he podido ver realizado.


Se trata como podéis ver de tres cestas, que forman un conjunto y que están confeccionadas en tres tamaños diferentes, y aunque he titulado la entrada como bandejas vacía bolsillos, sólo la más grande de ellas podría usarse de este modo. 


Las otras dos las veo demasiado pequeñas para darles ese uso, de todos modos cuando las hice ya tenía en la cabeza la idea de emplearlas para organizar y ordenar mis cajones de costura, que como suele ser habitual vuelven a estar desordenados.


Y es que por más cuidado que ponga al cabo de un tiempo terminan convertidos en un auténtico caos, donde a veces resulta complicado encontrar nada. De momento y como podéis ver en las fotos, me han venido genial para guardar mis pincitas de costura y para almacenar los rotuladores de tela, que tienen la virtud de desaparecer cuando los necesito.


La verdad es que son muy sencillas de hacer y puedes tener listas varias en una tarde. Lo mismo hago más cuando por fin encuentre el tiempo necesario para ordenar la cajonera de costura. Si tenéis alguna idea o algún secretillo que os sirva para mantener ordenados vuestros cajones os estaría muy agradecida si los compartís conmigo. Y con esto termino esta entrada, que espero que os haya gustado y que os haya dado ideas para vuestros proyectos. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post. No faltéis. Feliz semana.

martes, 11 de febrero de 2020

Una bolsa de pan con mucho corazón

¡Hola a todos! El proyecto que os traigo esta semana está muy relacionado con el post del martes pasado, como podéis ver en las fotos se trata de una bolsa para el pan decorada con un gran corazón rojo, ya que para confeccionarla usé un bloque de paper-piecing, hermano gemelo del que os mostré en el agarrador de cocina de la semana pasada y que  forman un conjunto.


La elección de este motivo no es fruto del azar, ya que me apetecía celebrar el día de San Valentín de algún modo, y que mejor forma de hacerlo que usando un corazón y el color rojo ¿Hay algo que recuerde más a esta fecha?


También quería comentaros que la bolsa está hecha con retales de otros trabajos. La verdad es que me gusta mucho este modo de aprovechar los retazos de otras labores y que se han convertido en una especie de obsesión, porque tengo tantos que me resulta complicado guardar todo en mi armario de las labores. Así que si alguien se le ocurren otras ideas para reciclarlos que no dude en comentarlo que le estaré muy, que muy agradecida.


La bolsa cuanta con su propio forro. Es de color rojo y por desgracia olvidé hacerle una foto para que vierais como es el interior. Me pareció buena idea ponerle uno para darle más cuerpo y también para que el pan quede más protegido y no se ponga tan duro.

Esta bolsa la elaboré como regalo para mi madre. La verdad es que le gustó mucho y la tiene luciendo en su cocina junto al agarrador compañero. 


Este proyecto es muy parecido a otra bolsa que os mostré por el mes de octubre o noviembre pasados, aquélla era en tonos naranjas, y ahora ya os puedo decir que fue un regalo de Navidad para mi cuñada, a la que le gustó mucho. Os dejo el enlace por si os apetece refrescar la memoria o bien os la perdisteis y queréis daros un paseo por esa entrada.
Y con esto voy despidiendo el post. Gracias una vez más por vuestras visitas y por vuestros cariñosos comentarios; sin ellos, este blog no tendría sentido. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Feliz semana.

martes, 4 de febrero de 2020

Un agarrador de cocina con mucho corazón

¡Hola a todos! Hoy es el primer martes del mes de febrero, un mes con mucho corazón, por aquello de San Valentín o al menos eso me parece a mí.


Por eso os traigo este trabajo que tiene mucho, que mucho corazón. Está hecho usando como base un bloque de patchwork, elaborado con una técnica que me gusta mucho y que ya os he enseñado en anteriores trabajos, me refiero al paper-piecing.


Para acolcharlo recurrí a la máquina. Cuando se trata de piezas pequeñas suelo acolcharlas de este modo, porque  resulta mucho más rápido, sin embargo cuando tengo que acolchar piezas más grandes, como los quilt, suelo hacerlo a mano con un bastidor. 


Las razones son dos principalmente, la primera es que a máquina no termino de cogerle el tranquillo, y el resultado no es tan bueno como a mí me gustaría. Supongo que tendré que practicar mucho más. La segunda razón y quizás la más importante, es que disfruto mucho más haciéndolo de este modo. Cuando acolcho a mano mi mente se relaja y es como si los problemas quedarán a fuera, es mi momento zen del día. No sé si a vosotras os pasará lo mismo, si es así, no dudéis en dejármelo en comentarios.



Por último deciros que para rematar el agarrador usé un bies hecho con la misma tela de la trasera. En general me gusta hacerme mis propios bies pero no siempre tengo tiempo y a veces termino por recurrir a los de mercería, que tampoco quedan mal. 


Y hasta aquí el post de esta semana. Espero que hayáis disfrutado con este proyecto. Yo por mi parte he puesto todo mi corazón. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Un besote grande para todos.

martes, 28 de enero de 2020

Tutorial de posavasos

¡Hola a todos! Este martes os traigo el primer tutorial de este año. Espero que os guste. Se trata de unos pequeños posavasos que hice con una tela muy especial, como regalo para un compañero de trabajo, que es un fan de Spiderman.


La verdad es que este proyecto es perfecto para aprovechar esos retalitos que nos van quedando de nuestros trabajos. En mi caso los posavasos están hechos con los pequeños retazos de tela que me sobraron, después de la costura de una bolsa para el colegio, que una compañera me encargó hace algún tiempo. Si os apetece echar un ojo os dejo el enlace y dicho esto, voy dando paso al tutorial. Espero que os guste.

En primer lugar,  necesitaremos formar siete hexágonos, en nuestro caso como van a ser dos posavasos, serán el doble, catorce. Antes de comenzar a unirlos, tomaros vuestro tiempo para jugar con los colores y el diseño. Ésta es la parte más creativa y la que más disfruto. Como podéis ver en las fotos, en mi caso he optado por dos diseños distintos.

A continuación pasamos a unir las piezas entre sí con un pequeño repurgo. Esta parte se hace totalmente a mano y aunque no es complicado, si que se requiere un poco de paciencia para que las puntadas sean pequeñas y no se noten.



Poco a poco vamos formando la figura, incorporando los héxagonos uno a uno, como podéis ver en las fotos.


Una vez cosidos todos los hexágonos, planchamos bien la pieza para que las costuras se marquen correctamente antes de pasar al siguiente paso.



Ahora, con la ayuda de unas tijeras y un descosedor retiramos los hilvanes y el papel de la trasera. 



El agujerito central que podéis ver en las fotos, resulta muy útil para retirar los papeles sin que la pieza se deforme. Este pequeño truquito me lo enseñó una compañera el primer año en que acudí a clases de patchwork y que le agradezco mucho porque resulta muy práctico y lo utilizo siempre.


El siguiente paso será colocar la pieza que hemos obtenido  sobre un trozo de fieltro negro, con cuidado de que los dobleces de la tela no se deformen. Fijamos con alfileres para evitar desplazamientos indeseados a la hora de coser.


Pasamos ahora a la máquina y cosemos un pespunte por todo el perímetro, lo más próximo que podamos al borde. Para este trabajo, tendremos que armarnos de paciencia porque por la forma de la pieza tendremos que hacer muchos cambios de dirección, lo cual complica la tarea.



Por último, recortamos el fieltro sobrante con unas buenas tijeras de zig-zag.

  



Y con esto habremos terminado nuestros posavasos. Ahora solo queda disfrutar de ellos, con una buena taza de café o con lo que más os apetezca.


Y aquí termina este pequeño tutorial. Espero que os haya gustado y que os sea útil. Yo por mi parte me siento muy contenta de haber podido serviros de ayuda y con esto me despido. Feliz semana y nos vemos en el próximo post.

martes, 21 de enero de 2020

Mochila de gatitos

¡Hola a todos! Espero que la semana os haya ido bien. Yo contenta de estar aquí con todos vosotros, dispuesta a mostraros un nuevo trabajo, una nueva ilusión.


El proyecto de esta semana es una mochila, con una tela muy especial, que llevaba mucho tiempo en mi lista de pendientes, y que gracias a Dios ha podido ver la luz. Se trata de una mochila para mi hija, con una tela muy bonita que adquirí hace mucho tiempo en unas rebajas y que compré  pensando en ella, que es una fan incondicional de los gatos.


Como podéis ver en las fotos es una tela muy original, representa a un periódico donde todos los protagonistas son gatitos de distintas razas y tamaños. La verdad es que resultan muy tiernos y encantandores.


La mochila, que lleva forro, es perfecta para llevar libros, que como ya sabréis por experiencia pesan lo suyo. Gracias a este forro, aguanta mucho, a diferencia de la que tenía antes, que ha terminado rota y descosida.


Ni que decir tiene que mi hija está encantada y que la utiliza todos los días cuando acude a sus clases de inglés en la academia. Tan contenta está con el resultado que estoy pensando en hacerle otra, por aquello del quita y pon, aunque de momento estoy a la espera de que escoja otra tela que le guste tanto como ésta.


Y aquí termina este post. Espero que os haya gustado y como siempre os digo hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Os deseo una feliz semana y que todos esos proyectos que lleváis en danza progresen a buen ritmo. Un besote para todos.

martes, 14 de enero de 2020

Bolsa para compras: llegan las rebajas

¡Hola a todos! Este martes, con el año recién estrenado y con las rebajas en pleno apogeo, os quiero mostrar un trabajo, que seguro resulta muy útil en estas fechas. Me refiero a una bolsa para la compra, plegable y perfectamente reutilizable; perfecta para pasear de tienda en tienda y aprovechar las rebajas.


Este modelo además de útil, resulta un regalo muy agradecido. Si os gusta la bolsa y os apetece haceros una, os dejo el enlace al tutorial que preparé en su día y que tanto os gustó.


La bolsa que os muestro hoy, la hice para una compañera que se jubilaba. Me apetecía que tuviera un recuerdo mío que pudiera utilizar a diario, por eso se me ocurrió hacerle una bolsa para la compra. La verdad es que cuando se la di, le gustó mucho y fue un regalo muy celebrado.


En cuanto a la combinación de telas, os confieso que me resultó un tanto complicada. Cuando compré la tela verde, en unas rebajas, el estampado me encantó, sin embargo me resultaba muy complicado combinarla, ninguna tela parecía querer encajar con ella. 


Hasta que recordé un pequeño truco: cuando no sepas como combinar un estampado recurre siempre a una tela lisa con un color que sea igual o similar, a los contenidos en el estampado.  


Por eso mismo hice, y la emparejé con la tela azul que hace las veces de forro, aunque como ya os he comentado en otras ocasiones, estas boslsa son reversible y se pueden lucir por ambas caras, como los viejos discos.


Lo cierto es que esta tela azul en concreto es una auténtica pasada, porque tiene un falso efecto a tela vaquera, que hace que combine estupendamente con todo. También la conseguí en las rebajas del año pasado, y me arrepiento de no haber comprado más, porque hasta la fecha me ha sacado de muchos apuros. Y con esto voy terminando, que no quiero alargarme demasiado. Feliz Año Nuevo una vez más y nos vemos en la próxima entrada.

PD: Disfrutad de vuestras compras.

martes, 7 de enero de 2020

Sujetacables de tela

¡Hola a todos! Hoy es el primer martes de este año que apenas acaba de darnos la bienvenida. Espero que todos lo hayáis empezado con buen pie y que os traiga felicidad y alegría, además de desearos que los Reyes Magos hayan sido muy generosos con vosotros este año.


Y hablando de presentes, el proyecto que os presento esta semana es un buen detalle para regalar y que seguro os agradecerá quien lo reciba. ¿No os ha pasado que los cables de móvil siempre se os enredan, convirtiendo en un verdadero desastre vuestros bolsos y cajones? Esto es algo que a todos nos ha pasado porque la tecnología que nos rodea es muy práctica pero uno no sabe que hacer para mantener "guardaditos" los cables.



Por eso me animé hacer este pequeño proyecto, muy sencillo y que puedes tener acabado en un periquete, además te permite aprovechar esos pequeños retales, que se nos van acumulando en cajones y armarios, y que muchas veces no sabemos muy bien en qué emplear.  Y si como yo, tenéis una máquina para colocar snaps, no hay escusa posible. 



En mi caso, una vez hecho el primer sujetacables me gustó tanto y lo encontré tan práctico que me puse manos a la obra y en una tarde me hice varios, no solo para mí sino también para regalar.


No sé que os parecerá a vosotros  pero personalmente me encanta el resultado. Los estampados y el colorido de las telas hacen que los cables queden más bonitos y divertidos. Y con esto voy concluyendo el post. Espero que la idea os guste y que os animéis. Como siempre os digo, nos vemos en la próxima entrada. Feliz semana y Feliz año.