miércoles, 25 de mayo de 2016

Alfiletero con lazo: mes de mayo

Continuando con los buenos propósitos de Año Nuevo os traigo otro alfiletero para este final de mes de mayo.  Es un alfiletero muy sencillo y rápido de hacer, perfecto para pasar entretenidas una tarde.  Tampoco son muchos los materiales que se necesitan, sólo dos trocitos de tela que combinen entre sí, un lazo y un pequeño botón, y se puede hacer perfectamente a mano si no dispones de máquina de coser.
La inspiración para hacer este alfiletero la hallé en internet pero por desgracia no recuerdo la página ni el lugar para poder poneros un enlace.


En mi caso he usado dos telas que combinan muy bien entre sí, la primera es una tela con pequeñas florecitas en color naranja que me recuerda un montón las telas estampadas que aparecían en "La Casa de la Pradera"; por algún motivo, tengo asociado este tipo de estampados con esta serie televisiva ¿os pasa a vosotros algo similar?


La otra tela es un sencillo vichy en tonos azules que combina muy bien con las florecitas. Lo cierto es que podría haberlo hecho simétrico pero pienso que así resulta mucho más bonito y original.

Otro detalle que lo hace diferente es su forma, normalmente este tipo de alfileteros suelen ser cuadrados sin embargo éste es rectangular, lo cual además de hacerlo distinto resulta muy práctico porque tenemos más superficie para colocar los alfileres.


Como decoración he utilizado un gran lazo de raso en tono fucsia que destaca muy bien sobre ambas telas y lo he fijado con un botón con forma de corazón para evitar que se gire. Como veis es un alfiletero muy sencillo y rápido de hacer, ideal para principiantes.


Espero que el alfiletero os haya gustado y que os sirva de inspiración para vuestros propios proyectos y labores. Si os ha gustado, deciros que estoy elaborando un pequeño tutorial  para que podáis haceros uno, como ya he hecho en anteriores post. Espero tenerlo pronto terminado. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Feliz fin de semana.


lunes, 23 de mayo de 2016

Punto de cruz para la cocina

Hoy os quiero mostrar otros de mis cuadros de punto de cruz. En un post anterior os mostré un cuadro de captus, perfecto para decorar un pasillo o la entrada de la casa.

Pero hoy le toca el turno a otra estancia de la casa, la cocina y el tema no puede ser más apropiado para esta habitación, ya que se trata de unas simpáticas hueveras, todas ellas con un motivo distinto.



Este cuadro lo bordé, si la memoria no me falla, antes que el cuadro de los captus. Está bordado sobre tela de panamá blanca y los hilos como en casi todos mis cuadros son reutilizados de labores anteriores.



El cuadro como se puede ver está compuesto por cuatro cuadrantes que incluye dentro de cada uno de ellos, cuatro hueveras distintas aunque con un patrón de color común. Mis preferidas como no podría ser de otra manera son las azules.






A su vez cada cuadrante está enmarcado por una cenefa diferente bordada en distintos tonos según el diseño de las hueveras que enmarcan. Esta disposición me pareció muy original y por ese motivo me animé a bordar el cuadro, para la cocina de mi casa.


Os dejo más abajo las dos fotos de mis hueveras preferidas para que podáis apreciarlas con más detalle. No me digáis que el conejito no es precioso.

Me despido ya de vosotros. Espero que el cuadro os haya gustado y que os sirva de inspiración para vuestros proyectos. Como siempre os digo hasta pronto y nos vemos en el próximo post. Feliz semana.



jueves, 19 de mayo de 2016

Tutorial bolso con cremalleras

Como ya os adelanté en el post de lunes he preparado un tutorial donde explico como hacer un estuche con tres cremalleras. Algunas de vosotras me habéis preguntado sobre el proceso para hacer uno, porque os había gustado mucho y queríais haceros uno, así que me he animado a montar el tutorial. Espero que os guste.


Desconozco si en internet habrá algún tutorial al respecto es muy probable que así sea. Yo aprendía a hacerlo en las únicas clases presenciales que he recibido de patchwork en mi vida, aunque le he añadido bastante "truquillos" de mi cosecha después de haber hecho un sinfín de ellos. Os advierto que sobre este estuche pesa una especie de maldición, ya que suele gustar tanto que todo el mundo quiere uno y siempre tienes que tener alguno en danza. Así que no digáis que no os he avisado.

Bromas a parte voy a comenzar con la explicación. Espero que todo quede bien claro.

Materiales

- Tela para el exterior 30 X 50 cm (aproximadamente, las dimensiones pueden variar al gusto)
- Tela para el forro 30 x 50 cm.
- Guata gruesa 30 x 50 cm (cuanto más gruesa es la guata más cuerpo tendrá el estuche)
- Tela para el bies o bies de mercería 2 m aprox.
- Plástico transparente 30 x 50 cm (se puede conseguir en tiendas donde vendan hules de plástico)
- Botones para decorar.
- Elástico de colores.
- 3 cremalleras de 30 cm en colores variados.
- Hilo y aguja
- Cúter y regla de patchwork.
- Tijeras

Paso a paso

1- Comenzamos con el corte de las dos telas y la guata. Con las dimensiones que os he dado sale un estuche con bastante capacidad pero si lo queréis un poco más pequeño es cuestión de reducir centímetros. De todos modos el estuche suele quedar más pequeño porque normalmente pierde tamaño al emparejar la tela tras el acolchado.




También aprovechamos para cortar la tela para el bies (aunque le digo bies esta tira está cortada al hilo de la tela) Normalmente cuando coloco un bies de patchwork corto varias tiras de tela de 8 cm y luego las uno con la máquina hasta lograr la longitud suficiente como para rodear todo el perímetro del bolso. Si colocáis un bies de mercería este paso os lo podéis ahorrar.


Después de cortar las tiras para el bies de patchwork hay que doblarlas a la mitad y plancharlas con la máquina. Tras esto reservamos el bies hasta que llegue la hora de colocarlo.´



2. Antes de comenzar con el acolchado de la tela, es el momento de colocar las aplicaciones, si es que hemos decidido decorar nuestro estuche con alguna de ellas, si no es así, este paso lo podemos saltar sin más. 



En mi caso coloqué una pequeña aplicación en el interior del forro. Para hacerla usé flixelina de doble cara que fijé con la plancha y luego rematé los bordes con puntas de festón hechas a mano.



3. El siguiente paso consiste en formar el sándwich para el acolchado, fijaros como se disponen las telas en la foto; primero la tela del top, en medio la guata y por último el forro.

Una vez formado el sándwich fijamos las tres capas con alfileres antes de acolchar.



4. Comenzamos ahora con el acolchado. Antes de comenzar a coser debemos colocar nuestro prénsatelas de doble arrastre si es que tenéis uno, si no es así, no hay problema porque se puede hacer perfectamente sin él aunque cueste un poco más de trabajo.



Es importante que os acordéis de alargar la longitud de la puntada de vuestra máquina ya que si la guata que habéis escogido es muy gruesa el punto quedará demasiado apretado y el acolchado quedará arrugado y con mal aspecto. Os habla la voz de la experiencia. Ni os cuento la de veces que he tenido que descoser porque el acolchado me quedaba hecho una birria hasta que caí en la cuenta del detalle.



Os dejo una foto sobre la longitud de la puntada que utilizo en mi máquina por si os sirve de referencia, de todos modos podéis probar a coser un trocito y ver como queda e ir ajustando hasta que os guste el resultado. No me voy a extender en la explicación del acolchado ya que si no el tutorial sería demasiado largo, de todos modos, y por si alguien tiene dudas voy hacer un minitutorial, donde lo explico más detalladamente.


Como se puede ver en las fotos primero haremos pespuntes con forma de ola comenzando por el centro  en sentido horizontal.



Luego pasaremos a coser los pespuntes del acolchado en sentido vertical comenzando siempre por el centro de la pieza.

5. Una vez terminado el acolchado debemos alinear bien la tela y cuadrarla porque aunque tengamos mucho cuidado al acolchar la tela siempre suele quedar un poco desparejada.



Así que con la ayuda del cúter y de la regla cortamos los cuadro lados de la pieza como se puede ver en las fotos.





6. Cortamos ahora el plástico con la ayuda de unas tijeras. Os aconsejo que cortéis un trozo más grande que el tamaño de la tela acolchada porque a veces si no sale bien el corte, falta plástico y luego es complicado de corregir este error de cálculo. No os preocupéis porque el excedente se puede recortar después.



Para no equivocarme con las dimensiones coloco la tela acolchada y sobre ella el plástico, y luego recorto con las tijeras dejando un generoso margen de costura como se puede ver en las fotos.




7. Ahora tenemos que colocar las tres cremalleras. Esta parte es quizás la más complicada. Las cremalleras han de ser de la misma anchura que la tela, aunque si son un poco más grandes tampoco pasa nada porque se pueden cortar después con la tijera.



Lo primero es planificar bien donde vais a colocar las tres cremalleras. No os precipitéis en este paso y tomaros vuestro tiempo. Fijaros en la foto para haceros una idea de la disposición que es totalmente a "ojímetro".



Es importante que no queden torcidas para ello  me suelo ayudar con la líneas de la base de corte o bien con una escuadra. Cuando tengáis claro donde poner las cremalleras hay que sujetarlas con alfileres. Daros cuenta que las cremalleras van colocadas sobre el plástico y no podemos estar clavando en él alegremente los alfileres porque luego se notan los orificios.




Cuando estéis seguros de la colocación de las cremalleras, fijaros que tenemos  una aplicación y no podemos colocar encima una cremallera porque quedaría feo sujetamos el plástico a las cremalleras con la ayuda de unos alfileres. No vayáis a sujetar la tela acolchada con los alfileres, se pone debajo sólo para calcular las distancias a la hora de poner las cremalleras.




Ahora retiramos la tela acolchada y debajo del plástico colocamos un folio de papel para poder coser el plástico a la máquina. Es importante que el papel sea de las mismas dimensiones que el plástico porque se mueve menos y es más fácil de coserlo a máquina. Yo suelo guardar las hojas de los almanaques que son muy grandes para este paso.



Resulta fundamental colocar el papel porque si no es imposible coser las cremalleras al plástico con la máquina salvo que tuviéramos un prénsatelas de teflón que permite la costura de telas plastificadas. Yo de momento no lo tengo así que pongo papel.



Podéis poner el prénsatelas especial para costura de cremalleras si lo tenéis, si no es así se puede hacer perfectamente con uno normal.  Así cosemos las tres cremalleras. Con las cremalleras ya sabéis despacito y con buena letra. Fijaros que las cremalleras se cosen cerradas. Retirad los alfileres poco a poco conforme avance el pespunte.




Ahora como se ve en las fotos quitamos el papel.  Esta parte es muy divertida, por lo menos para mí es como volver al cole.




En la foto superior podéis ver como quedan las tres cremalleras tras coserlas al plástico.

8. Ahora toca fijar el plástico con las cremalleras a la tela acolchada para formar el estuche. Vamos a coser dos pespuntes que hacen una doble función, primero fijar como ya hemos dicho el plástico a la tela acolchada y por otro lado van a servir para formar los tres compartimentos del estuche.



De nuevo es importante que alarguemos nuestra puntada para que el pespunte no quede excesivamente prieto, recordad que vamos atravesar las capas del acolchado más el plástico y la cremallera. Si la puntada es muy pequeña a la máquina le cuesta un mucho coser tanta capa. La mía que es un poco especial para los gruesos y se niega en redondo a coser.

Hacemos el primer pespunte sobre la parte superior de la cremallera central. Este pespunte es el fondo del primer compartimento.




En la cremallera superior, en este caso la roja, nunca se cose porque lógicamente si cosemos sobre ella no podríamos abrir luego este compartimento.




Ahora le toca el pespunte a la siguiente cremallera, de nuevo cosemos por la parte superior, ya que este pespunte va a servir como fondo para el compartimento central del estuche. Recordad que debéis colocar en la canilla un hilo lo más similar posible a la tela exterior del estuche para que no se noten demasiado esos pespuntes, que afean el acabado.



Aunque en la foto no se aprecia muy bien con algo de esfuerzo podréis ver los dos pespuntes verticales que unen la tela al plástico. La idea es esa que no se vean esos pespuntes.


9. Una vez que hemos fijado el plástico a la tela ya podemos cortar el sobrante con la ayuda de unas tijeras; cortamos también las cremalleras pero dejad un trocito de más. No lo cortaremos al ras hasta que no hayamos puesto el bies, de este modo evitamos desagradables sorpresas como que la cremallera quede corta o el plástico.



10. El siguiente paso consiste en la colocación del bies. Os dejo algunas fotos de este paso para que os hagáis una idea, pero como la colocación del bies es algo complicada y el tutorial es ya muy largo voy a preparar un mini-tutorial con este paso para poder detallarlo lo más posible.



Colocamos  el bies por todo el perímetro y lo fijamos con alfileres. Daros cuenta que el bies se coloca por la cara del forro alineando la tela del bies con el borde del top. El doblez del bies ha de quedar siempre hacia adentro como se ve en la foto para que cuando le demos la vuelta quede por la parte delantera del estuche. Fijaros en las fotos.


Hacemos las esquinas y las fijamos también con alfileres.



Hacemos el remate del inicio y del final de bies como se ve en la foto. Fijamos de nuevo con alfileres.



Cosemos todo el contorno del estuche para fijar el bies al estuche, foto superior. Cuando nos aseguremos de que el bies está bien puesto por todos lados ya podemos cortar el excedente de plástico con las tijeras. Después de esto volvemos el bies hacia el exterior del bolso y lo sujetamos con alfileres, como se puede ver en la foto inferior.



Una vez cosido el bies lo volvemos y lo fijamos con alfileres haciendo los ingletes de las esquinas. Ahora cosemos con hilo doble todo el contorno a puntada escondida. Cuidado con no atravesar la tela del forro porque las puntadas se verán a través del plástico transparente.

Fijaros en como queda el inglete de las esquinas.



11. El último detalle es colocar el elástico de colores. También podéis sustituir este sistema de cierre por un botón o un broche, aunque personalmente pienso que quedan mejor con elástico.



Lo primero para colocar el elástico es calcular la cantidad aproximada, para ello lo que hago es simplemente sujetar el elástico con un alfiler y superponerlo en la misma posición que va a tener una vez puesto. De este modo es más fácil que quede en su justa medida, ni largo ni escaso. Fijaros en las fotos.


Cuando la longitud me convence entonces corto el elástico.


Aunque el elástico se puede poner a "ojímetro", después de haber puesto varios torcidos he decidido hacer uso de las reglas que por algo se inventaron. Así que tomo medidas y lo fijo con alfileres.

Primero un lado.


Luego el otro a la misma distancia. 





Sujetamos bien con un alfiler y luego lo fijaremos definitivamente a puntada escondida al mismo tiempo que fijamos el bies. Es conveniente dar unas puntadas de refuerzo en esta zona del elástico porque va a soportar mucha más presión y puede escaparse.


12. Colocamos ahora los botones o cualquier otro elemento decorativo que nos guste. Echad mano de la imaginación.


13. Con la ayuda de un descosedor o de unas tijeras abrimos ahora los compartimentos de nuestro estuche. 


14. Planchamos con cuidado el bies del estuche para darle mejor asiento. Cuidado con el plástico, que no se lleva bien con el calor de la plancha y ya tenemos acabado nuestro estuche con cremalleras.


Espero que el tutorial os haya gustado y que os sirva de ayuda. Si algo no se entiende no dudéis en preguntarme. Me despido ya de vosotros porque este tutorial comienza a tener dimensiones faraónicas. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post.
PD. No me olvido de que tengo pendientes dos mini-tutoriales. Buen fin de semana.