Páginas vistas en total

jueves, 4 de febrero de 2016

Estrena cocina: unas nuevas galletas para tus sillas


Hacía tiempo que las sillas de mi cocina estaban pidiendo a gritos que renovara la tela de las galletas. Debido al uso diario, la tela estaba muy gastada y con manchas que ni siquiera la lejía ha podido hacer desaparecer.



Quería darle un cambio a mis sillas, sin embargo, no quería gastar demasiado dinero en la renovación. Después de mucho buscar, encontré una tela de loneta, en Ikea, con cuadritos, que iba muy bien con los colores de mi cocina. La tela es de algodón, por lo que espero aguante muy bien los continuos lavados.



La renovación de las galletas resultó muy barata ya que sólo tuve que comprar la tela, que por cierto fue muy económica. Descosí las viejas galletas y aproveché el relleno de goma espuma que estaba en buen estado.



Para hacer las nuevas galletas seguí la misma técnica que usé el verano pasado a la hora de renovar los cojines de la terraza y que podéis consultar en la entrada titulada "Renueva tu terraza".


Como sistema de sujeción utilicé unos simples lazos cosidos a la propia galleta; son prácticos y a la vez decorativos.

Y en un periquete y por poco dinero ya tenía mis nuevas galletas para la cocina.



Espero que la idea os guste y que os resulte útil. Si tenéis alguna duda de cómo hacerlo  no dudéis en preguntar. Gracias por vuestras visitas. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.

lunes, 1 de febrero de 2016

Un estuche escolar con un aire muy africano

Esta semana os presento un nuevo trabajo. Se trata de un estuche escolar similar al que hace un tiempo le hice a mi hijo, y que podéis consultar en otra entrada de este blog. Aunque no me gusta repetir los trabajos que os presento, me ha quedado tan bonito que no he podido resistir la tentación de mostrarlo.


A mi modo de ver la originalidad de este estuche radica en el estampado de la tela, que es preciosa y muy original. Como podéis ver en las fotos, el fondo de la tela es negro y sobre él aparecen estampados diversos animales de la sabana africana, de ahí el título de la entrada.




El detalle de la estampación de la tela es asombroso, se pueden apreciar perfectamente las manchas de las jirafas, las rayas de las cebras, el pelaje de los leones, las manchas moteadas de las panteras...




Los animales están representados con gran realismo, tanto que como dice mi madre, si pudieran hablar lo harían.

Exageraciones aparte la tela es muy bonita y el estuche, que hice como regalo de cumpleaños para un compañero de mi hijo, ha triunfado "como la Coca-Cola". Pero mi mayor satisfacción ha sido saber que el regalo ha sido apreciado de todo corazón.



En cuanto a la ejecución del trabajo, deciros que para no quitarle protagonismo al estampado opté por un acolchado muy sencillo en forma de rombo, que no compitiera con la tela exterior. Por el mismo motivo utilicé una sencilla tela negra para el borde del estuche.


Para el interior sin embargo, me decanté por una tela clara en contraste con el exterior, en tonos ocres, con un sencillo diseño geométrico, que además me sirvió de guía a la hora de acolchar.


Como cierre utilicé un elástico en color gris, que destaca sobre el negro del fondo y coordinaba con el color gris de la piel de los elefantes y de los rinocerontes.

La única decoración que me he permitido en este trabajo han sido dos botones en color amarillo claro que le iban muy bien a los tonos de la tela.



Si os interesa las dimensiones del estuche deciros que mide aproximadamente unos 30 x 50 cm. Un tamaño que está muy bien y que nos permitió guardar una caja completa de rotuladores, otra de ceras, lápices, bolígrafos, un corrector, un fluorescente... de forma  holgada, y que también formaron parte del regalo.

Espero que el trabajo os haya gustado y que os sirva de inspiración si tenéis que hacer algún regalo. Si tenéis alguna duda o queréis comentar algo no lo dudéis. Gracias por vuestras visitas. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.


jueves, 28 de enero de 2016

Un pequeño costurero redondo

El trabajo que os traigo esta semana es similar a otro costurero que ya os mostré anteriormente y que podéis consultar si lo deseáis. Tenía que hacer un regalo y pensé que este pequeño y coqueto costurero sería el regalo perfecto.


Básicamente lo he hecho siguiendo la misma técnica pero con leves variaciones. Es un poco más pequeño que el anterior y el alfiletero central está fijo; en el otro se podía extraer puesto que se sujetaba mediante velcro.



Pero donde difieren radicalmente los dos costureros es en su colorido. En esta ocasión me he decantado por una tela en un color rojo muy oscuro, contrastada con una tela interior en color beige. Una apuesta un tanto atrevida puesto que la tela roja es difícil de combinar dado su tono intenso y su diseño con rayas, lo cual nos limita más a la hora de combinar y trabajar con el tejido.



Para la decoración del costurero he usado encajes en color crudo y burdeos como se pueden ver en las  fotos.


El fondo del costurero es igual que el anterior, está terminado con nervaduras y decorado con un botón en color beige, como se puede ver en la imagen que sigue.



Igual que en el anterior costurero he colocado un bies en tono crudo para conseguir el fruncido del costurero. Este sistema además de práctico resulta mucho más decorativo desde mi punto de vista.




En esta ocasión el cierre del costurero se consigue con unas sencillas tiras de cola de ratón rematadas en la punta por unas bolas de madera oscura.



En conjunto creo que este pequeño costurero ha quedado muy bonito y estoy muy satisfecha con la combinación de colores. Espero que a vosotras también os haya gustado.
No dudéis en comentar vuestras impresiones y espero triunfar con mi regalo.



Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.


lunes, 25 de enero de 2016

El alfiletero de mes de enero: alfiletero flor

Un día buceando en internet di por casualidad con un blog que me gustó mucho,  llamado "Alicia's hiding place", pese al nombre está escrito en español y tiene unos tutoriales muy buenos. Uno de los que más me gustó, fue un alfiletero muy bonito, hecho con una técnica bastante original y que tengo la intención de realiza, aunque no sabría deciros cuando.



El alfiletero en cuestión se llama "Alfiletero del mes de Marzo", y es que en este blog, su autora publica un alfiletero diferente cada mes. Me pareció una idea estupenda y decidí que como propósito para este nuevo año publicar un alfiletero distinto la última semana de cada mes. Espero poder cumplir mi propósito y que a vosotras también os guste la idea.



Para iniciar esta serie de doce alfileteros, he comenzado por uno llamado  "Alfiletero Flor". Su nombre responde a su forma. Es bastante grande y lo hice siguiendo el tutorial de otro blog, "Nairamkitty", aunque le hice algunas variaciones. En él podéis encontrar tanto el patrón como las instrucciones correspondientes.


Para realizarlo utilicé tres telas combinadas en suaves tonos rosas y verde agua que le dan ese toque romántico que tanto me gusta.


Una vez terminado el alfiletero decidí salirme un poco de las instrucciones de tutorial y lo decoré con algunos bordados muy sencillos. Todo el centro de la flor lo bordé con punto de escapulario y los pétalos con un sencillo punto de pespunte.


El bordado le daba al conjunto otra gracia añadida, y estoy muy satisfecha con el resultado. ¿Qué os parece a vosotras?


No me alargo más, deseo que el alfiletero os haya gustado y que os sirva de inspiración para vuestro proyectos. Como siempre os digo no dudéis en preguntar y comentar. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. 


jueves, 21 de enero de 2016

Un organizador para el bolso

Hace poco, en una entrada anterior os mostraba una cartera con un estilo muy romántico. Ahora os muestro un organizador para el bolso, totalmente a juego, aprovechando las telas que me sobraron de la cartera y que tanto me gustan.



Este "coqueto" organizador es muy sencillo de realizar, cuenta con varios compartimentos para guardar, el móvil, las llaves, los pañuelos de papel... en definitiva cualquier cosita pequeña, que desees llevar en el bolso y que no quieras que termine perdida en él. Sobre todo, si el bolso es tamaño XL, como los que yo suelo llevar al trabajo. Son muy grandes, cabe de todo, pero son como una especie de "agujero negro" donde las pequeñas cosas quedan perdidas y nunca logro encontrarlas. Por ese motivo, me decidí hacer este pequeño organizador.


Para adornar el exterior he usado, como casi siempre un trozo de piconela, y un encaje color crudo que le dan ese toque romántico y de otro tiempo. El interior como podéis ver es muy sencillo y está compuesto por cuatro compartimentos.


El cierre, como se puede apreciar en la foto superior, también es muy sencillo, dos tiras de cola de ratón en color rosa pálido, a juego con los tonos de las telas.



Espero que la idea os haya gustado y que la pongáis en práctica. Si lo hacéis no dudéis en comentarlo. Me despido ya. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.







domingo, 17 de enero de 2016

Lunch bag o bolsa para el almuerzo

Esta semana os traigo una "lunch bag" o bolsa para el almuerzo, perfecta para llevar al trabajo un  sándwich, una pieza de fruta o cualquier pequeño tentempié.



Para hacerla he usado dos telas de Ikea, una estampada que me sobró del camino de mesa y de las fundas de cojín, que hice este verano para mi terraza (si os come la curiosidad podéis consultar la correspondiente entrada); y otra tela lisa en color azul para el interior. 
Aunque la tela estampada es una loneta que tiene bastante cuerpo, utilicé una entretela adhesiva para darle mayor rigidez a la bolsa y conseguir que  mantuviera por sí sola la forma.


Los bordes los he ribeteado con un bies de mercería en un color verde bastante fuerte, acorde con los atrevidos tonos del estampado de la tela exterior. También contrasta muy bien con la tela interior.


Sin duda la mayor dificultad de este trabajo ha estado en colocar el bies en todas las costuras de la bolsa, sobre todo porque escogí un bies demasiado estrecho, que me resultó complicado de colocar, hubiera sido más fácil colocar otro más ancho pero ya sabéis que de los errores también se aprende.


El cierre de la bolsa es muy sencillo, coloqué dos broches metálicos en ambos extremos de la solapa, como podéis ver en la foto superior. Hubiera quedado mejor si hubiese empleado otro tipo de cierre, pero no disponía de otra cosa, y ya sabéis lo que dice el refrán "a falta de pan, buenas son tortas".



Se me olvidaba, si queréis hacer una bolsa para el almuerzo como ésta podéis seguir el tutorial de Pinafili, que podéis localizar fácilmente en internet, y es el mismo que yo seguí para hacer mi bolsita de almuerzo.

Como siempre espero que la entrada os haya gustado. No dudéis por un momento en comentar y nos vemos en la próxima entrada. Hasta pronto.



miércoles, 13 de enero de 2016

Perritos de trapo

Si recordáis en otra entrada anterior os mostré un simpática tortuga de trapo, perfecta para decorar la habitación de cualquier niño. Hoy, os traigo otra propuesta similar, pero en esta ocasión se trata de unos perritos.



Para hacerlos he reutilizado la tela de unas viejas camisas de algodón de hombre, ya sabéis como me gusta reciclar y darle una segunda oportunidad a las cosas. Los tonos azules de las telas combinan perfectamente con la decoración del cuarto de mi hijo y han quedado perfectos sobre su cama.


La idea de hacer estos perritos la encontré en un blog que suelo visitar con frecuencia, su nombre "Coser fácil y más by vaya numerito". En dicho blog podéis encontrar tanto el patrón como las instrucciones para hacer estos graciosos perros, que son sencillísimos.





Modificando las dimensiones del patrón se pueden obtener distintos tamaños. Esta idea es perfecta para decorar habitaciones infantiles. Se pueden hacer tres perritos, uno de tamaño grande, otro mediano y otro pequeño; y colocarlos sobre una estantería infantil coordinando las telas de los muñecos con los tonos de la decoración. Esta opción resulta ideal por ejemplo, para las habitaciones de los bebés, y nos vale tanto para niño como para niña.






Para darle un toque de color a los perritos les coloqué unos vistosos lazos de color rojo decorados con unos bonitos botones. Todos los materiales que he empleado a excepción de los lazos de los perritos y los botones que los adornan son reciclados. La tela como ya os he dicho antes procede de viejas camisas de hombre, el relleno de viejos cojines ya desechados y los botones negros que hacen las veces de ojos, proceden de viejas prendas de vestir sin uso. Como veis todo puede tener una segunda oportunidad.



No me extiendo más. Espero que la idea os haya gustado y que la pongáis en práctica. No dudéis en comentar y gracias por vuestras visitas. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.