miércoles, 22 de febrero de 2017

Cojines marineros

El año pasado lo comenzaba con la intención de terminar todos esos proyectos pendientes que tenía, pero mucho me temo que me ha faltado año y que voy a tener que continuar terminando proyectos en este año 2017.




Afortunadamente ya puedo tachar de mi lista de pendientes un proyecto más, se trata de los cojines "marineros" que os muestro en esta entrada. En un post anterior os mostré el mantel que hice con este preciosa tela, si os perdisteis esa entrada, no sufráis porque os dejo el enlace, su título "Mantel marinero" .

Con la tela sobrante tenía pensado hacer unos cojines a juego pero lo cierto es que me daba mucha pereza poner cremalleras, que todo hay que decirlo. Así que después de darle muchas vueltas al asunto me decidí hacer las fundas con un sistema que no necesitara de cremalleras y que dicho sea de paso es muy sencillo.


No sé si en las fotos se apreciará bien pero se trata de hacer dos solapas que se superponen entre sí en el centro del cojín haciendo de cierre y evitando que el relleno se salga o se vea. Este sistema es mucho más sencillo que poner cremalleras aunque he de decir que tiene una desventaja, se necesita más tela pero como en mi caso tenía tela de sobra decidí hacerlo de este modo.



Espero que el post os haya gustado y que os resulte útil para vuestros futuros trabajos. Yo por mi parte estoy muy contenta con mis cojines pero mucho más con el hecho de haber podido terminar un proyecto "inacabado". Es como si me quitar un peso de encima, no sé si a vosotros os pasa algo parecido.


Me despido ya de vosotros. Muchas gracias por vuestras visitas y por vuestros comentarios, que como otras veces os he dicho son la sal de este blog. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post.

miércoles, 15 de febrero de 2017

Hadas en el jardín

Hace tiempo que tenía ganas de enseñaros esta cajita para pañuelos que hice para la habitación de mi hija, utilizando una técnica muy sencilla pero a la vez muy resultona, conocida como "decoupe".


Si sois aficionadas a las manualidades seguro que la conocéis sobradamente, si no es así os recomiendo que os deis una vuelta por el blog de Helena Martínez donde encontrareis unas manualidades preciosas y muy bien detalladas.


El trabajo que os muestro es muy sencillo, simplemente tuve que pintar la madera con dos capitas de pintura especial para manualidades en color rosa. Esperar entre capa y capa a que la pintura secara bien. Pegar los cromos con cola blanca y esperar de nuevo a que se secara. Dar por último una capa de barniz incoloro y volver a esperar para que todo estuviese bien seco. De todo el proceso lo más complicado sin duda fue la espera, ciertamente no tengo la suficiente paciencia para esperar tanta capa.


Encontrar estos cromos tan bonitos fue desde luego una verdadera suerte, porque tienen ese aire romántico que tanto me gusta y que recuerda a épocas ya lejanas. Muchas veces me he arrepentido de no haber comprado más porque me gustan mucho. Por desgracia no he vuelto a tropezarme cromos de este tipo.


Como me gustan tanto estos cromos os he hecho un buen repertorio de fotos para que podáis apreciarlos  mejor. Si os fijáis bien combiné tres series diferentes; la primera, mi preferida, es una colección de hadas, todas distintas y todas preciosas, a las fotos me remito; la segunda serie la componen unos preciosos ramilletes de distintas flores, pensamientos, claveles, narcisos... y la última unos pequeños cupidos.


Si os fijáis bien en la primera foto podréis ver la cabecita de un hermoso cupido, de pelo rizado, sonrosadas mejillas, minúsculas alas y mirada pensativa. A menudo al contemplarlo me he preguntado en qué estará pensando mientras reposa cómodamente su brazo sobre una esponjosa nube. ¿Lo habéis localizado ya?


No me extiendo más  y me despido de vosotros con la imagen de mi hada favorita, espero que el post os haya interesado y que os sirva de inspiración en vuestro trabajos. Gracias de antemano por vuestros comentarios y por vuestra presencia, que semana tras semana me alienta para continuar dando vida a este blog. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Como perros y gatos: funda para libro electrónico

¡Hola de nuevo a todos! Esta semana os muestro un trabajo que es muy especial para mí, en más de un sentido. Primero porque es un encargo de una buena amiga, que quería hacerle un regalo muy especial a su hija, algo que fuera original y sobre todo que estuviera pensado especialmente para ella, en todos sus detalles.


En segundo lugar este trabajo es especial porque es la primera vez que hago una funda para un libro electrónico lo cual ha sido un reto. He aprendido mucho de la experiencia y he quedado muy contenta con el resultado. Es uno de esos trabajos a los que les coges cariño porque te quedan mucho mejor de lo que esperabas en un principio.


Hacer esta funda ha sido difícil porque apenas si tenía tela, no había margen para los errores, un paso en falso y no habría tenido solución. Si os fijáis bien en las fotos la funda está formada por dos telas distintas, por un lado veréis unos preciosos "gatitos "y por otro unos cariñosos "perritos". El motivo principal para usar estos dos estampados es bien sencillo su destinataria es una enamorada de los animales, así que no hubo ninguna duda a la hora de elegir las telas.


Para completar el conjunto y como forro escogí otra tela estampada con pequeñas florecitas en tonos marrón y naranja, que combina perfectamente con las otras dos; por desgracia, olvidé hacer una foto del interior de la funda y no puedo mostraros como quedó el forro, así que vais a tener que hacer uso de vuestra imaginación.


Para el acolchado he escogido un clásico y sencillo enrejado para no restarle importancia ni protagonismo a las telas estampadas, que no necesitan de más para quedar bonitas.




Una vez más no pude resistir la tentación y adorné la funda con una piconela, ya sabéis lo mucho que me gusta. Decidí arriesgar en cuanto al tono y la puse en un precioso azul celeste que contrasta a la perfección con los tonos marrones y naranja de las telas. Por último y como guinda del pastel le coloqué un enorme botón con forma de cabeza de gato que le da un toque divertido y dulce.


Espero que el trabajo os haya gustado, yo personalmente estoy muy satisfecha con él. Sé que a su destinataria le ha gustado mucho y que le ha hecho muy feliz recibir este regalo. Me despido ya hasta pronto y nos vemos en el próximo post.



miércoles, 1 de febrero de 2017

Alfiletero gallinita para el mes de Enero

En el post anterior os anuncié que el alfiletero correspondiente al mes de Enero sería una gallinita, pues aquí la tenéis. Se trata de un alfiletero formado a partir de dos bloques de log-cabin. Este tradicional bloque de patchwork es uno de mis preferidos por ser tremendamente versátil y dar mucho juego.


En esta ocasión he confeccionado los bloques de log cabin siguiendo una plantilla dibujada sobre una fina entretela. Una vez que le coges el tranquillo  resulta ser una técnica  sencilla y personalmente muy divertida.


He aprendido hacer este alfiletero en clases de patchwork ya que  me seleccionaron para los cursos que se están dando en el centro cultural de la localidad donde vivo.


Estoy muy contenta porque además de aprender nuevas cosas, he conocido a unas compañeras estupendas que como nosotros comparten nuestra afición por el patchwork en particular y por las manualidades en general. Ahora mismo estamos trabajando en una estrella hexagonal confeccionada con esta misma técnica. El alfiletero en cuestión lo hemos hecho para soltarnos con la técnica del log-cabin antes de realizar la estrella que es mucho más complicada. De momento tengo hechos cinco de los seis brazos que la componen y estoy muy contenta con el resultado. Espero terminarla pronto para poder mostrárosla.


Volviendo a nuestra pizpireta gallinita deciros que está formada a partir de dos colores opuestos, en este caso el azul y el fucsia en tres tonalidades diferentes, dispuestas desde el tono más claro al más oscuro. Esta disposición es muy típica de esta técnica. Buscar las telas para conseguir este degradado de color, es para mí la parte más divertida, aunque en este caso he hecho trampa porque no tenía tiempo para buscar las telas, así que repetí la combinación de un cojín que le hice hace tiempo a mi hija y que me quedó muy bonito.




Para los ojitos he usado dos botones de corazón en color rojo que dan la impresión de que la gallinita anda un tanto "enamoriscada". En cuanto al plumaje le he puesto una espléndida cola roja doble de fieltro rojo, sugerencia de mi compañera de clase Mina, también es suyo el diseño de la cresta.


En cuanto al fieltro rojo se lo he de agradecer a otra compañera, Mª Carmen, gracias a ella la gallina tiene plumas, porque como siempre ando a la carrera y el horario del curso es casi incompatible con mi horario de trabajo (apenas si me da tiempo a comer) siempre ando corriendo y olvidando cosas, en este caso fue el fieltro. Menos mal que tengo unas compañeras estupendas, siempre dispuestas a compartir y ayudar.


Espero que el alfiletero os haya gustado. En cuanto al mes de Febrero todavía no tengo claro lo que voy a hacer, ando un poco floja de ideas así que cualquier sugerencia será bien recibida. No me extiendo más hasta pronto y nos vemos en el próximo post.

jueves, 26 de enero de 2017

Alfiletero mes de Diciembre

Hola a todos, que ganas tenía de volver a escribir un post. Llevo apartada del "mundanal ruido" algún tiempo debido al trabajo primero y luego a problemas de salud, pero gracias a Dios, ya estoy buena y con muchas ganas de regresar al mundo "blogueril".


Sé que son muchas las cosas que me he perdido en este tiempo y estoy deseosa de volver a ponerme al día, también quería dar las gracias a todas aquellas personas que se han interesado por mi estado, es un gesto que valoro sobre manera, así que mis más sincero agradecimiento.


Si mal no recuerdo tengo pendiente con todos vosotros el alfiletero correspondiente al mes de Diciembre, ya sé que llega a destiempo pero como suele decirse "más vale tarde que nunca". Espero que os guste y que los disfrutéis.


Para hacer este alfiletero he aprovechado varios retales de telas de Ikea en color rojo, que me sobraron después de coser unas fundas para los cojines de mi salón. Me pareció una buena idea utilizar este color para hacer un alfiletero dedicado al mes de diciembre. Creo que el rojo es el color de la Navidad.


Como adornos he usado un trocito de piconela blanca (ya sabéis lo mucho que me gusta) y un pequeño retazo de encaje blanco, que mi madre utilizó hace mil años para adornar una preciosa mantelería bordada a mano por ella.


Tener listo un alfiletero para cada mes del año ha sido todo un reto pero también he disfrutado mucho con la experiencia, también sé por vuestros comentarios que a vosotros también os ha gustado, así que espero poder continuar con la experiencia un año más.


En breve espero  mostraros el alfiletero correspondiente al mes de Enero. Os anticipo que es una gallina que estoy haciendo en clases de patchwork,ya que este año he tenido la suerte de poder continuar con ellas, pero esa es ya otra historia que os contaré más adelante. Me despido ya de todos vosotros, no quiero aburriros en el primer post del año, hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.

PD. Estoy muy, muy feliz de estar de nuevo con todos vosotros, gracias por estar ahí.



lunes, 19 de diciembre de 2016

Trucos de costura: componer un bloque

El post de hoy está dedicado a un truco de costura que llevaba tiempo queriendo compartir con todos vosotros. Este truquillo de mi cosecha resulta de mucha utilidad cuando estás intentado componer un bloque y no tienes demasiado claro como quedará  una vez terminado.

Resultado de imagen de vainicas y entredos alfiletero estrella

No os ha pasado que después de cortar y unir todas las piezas de un bloque el efecto final dista mucho de ser el deseado. Las telas que habéis escogido con sumo cuidado sencillamente no funcionan juntas y parecen estar "peleadas". Después de tanto trabajo el bloque es un desastre cromático y tienes dos opciones, o bien lo guardas en un lugar recóndito y escondido, para que nadie pueda verlo jamás, o bien descoses y vuelves a intentarlo con otras telas.


Pues el truquillo que hoy os muestro sirve para evitar precisamente esto que os he comentado y que en varias ocasiones me ha sucedido a mí también. Un buen día pensé que si los arquitectos hacían maquetas para ver el efecto final de sus edificios bien podía yo hacerme mi propia "maqueta bloque" para evitar descoser, cosa que odio con toda mi alma. Así que ideé el sistema que a continuación os explico.


Este truco fue precisamente el que usé para componer mi alfiletero estrella de la mañana. Tenía cuatro telas en color beige pero no terminaba de decidirme por ninguna  de ellas para usarla como fondo del bloque.  Así que sirviéndome de un pequeño retazo de tela formé una mini estrella.


El resto es bien sencillo, superpuse mi mini-estrella sobre las cuatro telas para comprobar sobre cual de ellas la estrella resaltaba mejor. A continuación podéis ver los distintos resultados obtenidos.




De este modo tan sencillo pude comprobar antes de coser que la tela sobre la que mejor resaltaba la estrella era la primera y ésa fue la escogida. Como veis es un truco muy sencillo que permite comprobar el efecto de distintas telas antes de coser el bloque completo. Se ahorra mucho tiempo y también mucha tela porque para componer los minis bloques apenas necesitamos unos retazos de tela.




Espero que el truco os haya gustado y que os sea de utilidad. Espero que me deis vuestras opiniones, estoy deseosa de conocer vuestras opiniones. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Feliz semana a todos.







jueves, 15 de diciembre de 2016

Joyero de viaje

Las Navidades se aproximan y pronto muchos de nosotros tendremos que hacer las maletas una vez más, para poder pasar las vacaciones con la familia, como es mi caso, o simplemente por el puro placer de viajar y ver nuevos lugares.



Por eso me ha parecido una buena idea mostraros "mi joyero de viaje", el cual me viene de perillas cuando de hacer la maleta se trata, ya que puedo llevar conmigo mis collares, de los que me confieso adicta, así como pulseras, pendientes y demás abalorios.



Si soy habituales de ese blog ya os habréis dado cuenta que este joyero de viaje no es ni más ni menos que otra reinterpretación de mis conocidos bolsitos de cremalleras. Como veis el diseño no puede ser más versátil: joyero, estuche, costurero, bolsa de aseo, etc.


Su forma plana es perfecta para poder guardarlo en la maleta sin que ocupe mucho espacio. Antes tenía un joyero al uso y aunque no era muy grande, su estructura rígida me  dificultaba guardarlo en la maleta, sobre todo si estaba muy llena, al final el pobre ha quedado desterrado en un cajón.



Como podéis ver en las fotos en este trabajo la tela es "todo". Los gatos son preciosos y están representados con un gran realismo. Por eso motivo, el resto de los elementos que componen el joyero son extremadamente sencillos, tanto el acolchado como la tela de bies, que combina con la tela principal pero sin competir con ella, lo mismo ocurre con la tela del forro.


Como cierre un elástico en color naranja a juego con el resto de telas y un gran botón negro, reciclado, como suele ser habitual en mí. Creo que este procede de un anorak que tuve hace mucho tiempo y al que tenía mucho cariño.


Espero que os haya gustado este joyero tan "gatuno" y tanto si viajáis como si no lo hacéis estas Navidades, paséis unos felices días de vacaciones. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post.