Páginas vistas en total

sábado, 2 de agosto de 2014

Bolso de los recuerdos

Supongo que soy una fan del reciclaje de telas. Nunca tiro ninguna porque pienso que a todo se le puede dar una segunda oportunidad. Hasta las telas que nos pueden parecer feas o pasadas de moda pueden quedar estupendas si las sabemos combinar y les buscamos "su entorno", aquella labor donde parecen encajar a la perfección.

Eso mismo me sucedió con las telas que he usado en el bolso que os muestro en esta entrada. Las encontré en un cajón olvidado donde mi suegra las había guardado años atrás. Todos los retales de faldas, blusas, abrigos y vestidos que había ido haciendo a lo largo del tiempo estaban allí guardados.  Aquel cajón era como un albúm de recuerdos familiares donde cada trozo de tela servía para recordar una fecha, un bautizo, una boda, una comunión... La vida entera de una persona que por desgracia ya no está con nosotros.











El colorido de aquellos viejos tejidos me pareció precioso además del innegable valor sentimental que aquellos retazos de tela tenían como recuerdo familiar. Para mí fue como encontrar un tesoro escondido, olvidado durante muchos años. A continuación pensé  ¿cómo las voy a usar? Tenía que encontrarles "su entorno".  Entonces recordé haber visto en una revista de patchwork un bolso donde aquellas pequeños trozos de tela encajarían a la perfección, como suele decirse me venían como "anillo al dedo".






Pasaron los meses y la idea del bolso seguía en mi imaginación donde hay más proyectos que tiempo material para llevarlos acabo. Entonces un día mi padre apareció con algo que yo considero un gran regalo, me trajo un motón de muestrarios de telas y tapicerías que un vecino iba a tirar  y que él rescató para mí. Desde pequeña he sentido fascinación por las telas y sus coloridos. Los catálogos de telas  me vuelven loca no me preguntéis por qué pero me gustan mucho. Allí entre aquellos muestrarios estaban las telas que me faltaban para mi proyecto. Ya podía comenzar con mi bolso de los recuerdos.



Tutorial calcetines navideños

Me encanta la Navidad. Es un momento muy especial del año y me encanta celebrarla decorando y adornando la casa de un modo especial. Poner el árbol de Navidad con los niños se ha convertido en una tradición y en un momento especial que todos disfrutamos. Año tras año vamos coleccionando nuevos adornos navideños, unos comprados, otros regalados por familiares y amigos, otros hechos por los niños en el colegio. Todos tienen un recuerdo y una historia que contar.

Este año he decidido hacer un bonito calcetín de Navidad para mi hija. Se aparta mucho de los colores tradicionales de la Navidad, sin embargo el resultado ha sido muy navideño. Espero que os guste.







































Materiales:

- Tela lila estampada: 45x100 cm aprox.
- Tela lila de cuadritos: 20x40 cm aprox.
- Tela lila oscura: 45x50 aprox.
- 40 cm de madroños morados
- 50 x 70 cm de guata.
- Papel de seda.
- Tijeras.
- Alfileres.
- Hilos.
- Pegamento en spray.
- Rotulador de tela.
- Aguja.

 Instrucciones:

1.- Calcamos el patrón del calcetín en papel de seda u otro tipo de papel.

2.- Marcamos por el revés de la tela lila el contorno del calcetín dejando un margen de costura de 0.75 cm. Ponemos la tela doble al cortar para tener dos piezas iguales. Hacemos lo mismo con la tela lila oscura que hará las veces de forro.

Corte tela exterior del calcetín
Corte tela interior del calcetín

3.- Cortamos ahora la guata usando el mismo patrón pero sin dejar margen de costura y doblando la zona del tacón que no va a ir acolchada.


Doblamos el tacón del calcetín
Corte de la guata



4.- Pegamos la guata al revés de la tela lila de flores usando el pegamento en spray. 


5.- Ahora haremos el borde exterior del calcetín usando la tela de cuadritos lila.  Doblamos la tela por la mitad y planchamos. El borde doblado debe medir aproximadamente unos diez centímetros incluyendo márgenes de costura. Decoramos el borde cosiendo el madroño lila u otro tipo de adorno.


Colocamos el madroño en el borde doblado nunca en el otro extremo donde la tela se deshilacharía.

Fijamos el madroño con la máquina

6.-El siguiente paso consiste en encarar el derecho de los calcetines dejando hacia afuera la guata. Aseguraos bien de la posición de las piezas antes de coser. Es fácil equivocarse y coser alguna pieza al revés.



7.- Cosemos el contorno del calcetín siguiendo la marca que hemos hecho al cortar la tela y le damos la vuelta.






8.- A continuación colocamos, como se puede ver en la foto,  el borde de cuadritos. Lo fijamos con alfileres o con un hilván para que no se mueva a la hora de coser con la máquina.





9.- Cortamos la tela sobrante del borde y rematamos con un zig-zag para que no se deshilache.





10.- Ahora haremos el forro interior del calcetín con la tela morada. Encaramos el derecho de las telas y cosemos todo el perímetro. Es importante hacer con las tijeras unos pequeños cortes en las parte curvas, para que el forro tome mejor asiento y se adapte mejor la tela.  Tener en cuenta al coser que el forro debe quedar un poco más pequeño que la parte exterior para que entre bien.


Piquetes zonas curvas
11.- Cosamos las tiras que van a servir para colgar el calcetín.


12.- Una vez cosido el forro doblamos el borde y lo fijamos con alfileres para que no se mueva. No olvidaros de colocar también la tira de sujeción. Cosemos todo el borde a mano con punto escondido. 


13.- Decoramos el calcetín con dos botones bonitos u otro elemento que os guste, como por ejemplo una cinta de raso. Y ya hemos terminado. Espero que os haya gustado. Hasta la próxima Navidad.


















jueves, 17 de julio de 2014

Bolsitas para la merienda

En esta entrada os muestro unas simpáticas bolsitas para llevar la merienda de los niños al colegio, al parque o a la playa. El color naranja resulta muy llamativo y adecuado para el verano, o al menos yo lo asocio a esta estación.

Las dos bolsas que os muestro están hechas con restos de telas de algodón cien por cien y decoradas con puntas de festón hechas en este caso a máquina, por ser más resistentes a los lavados. 

Los motivos decorativos que he usado son sencillos, un corazón y la silueta de un osito. No son nada complicadas de hacer y quedan preciosas. Así que os animo a que os hagáis unas cuantas, cualquier pequeño trozo de tela os puede servir.




domingo, 13 de julio de 2014

Tutorial costurero de viaje

El trabajo que os presento en esta entrada es un pequeño costurero de viaje realizado con telas recicladas, procedentes de viejas camisas de caballero. Siempre me han gustado los diseños de rayas y cuadritos de las telas de este tipo de camisas. Tenía varias de ellas que no me decía a tirar esperando una ocasión para reutilizarlas y se me ocurrió emplearlas en este trabajo.







A continuación os presento un tutorial para que podáis realizar vuestro propio costurero de viaje. 

Materiales:

- 4 telas de estampados distintos.
- 38 x 20 cm guata fina.
- 14 x 9 cm fieltro.
- 45 cm cola de ratón.
- Tijeras.
- Tijeras en zig-zag.
- Regla de patchwork.
- Base de corte para patchwork.
- Cutter de patchwork.
- Alfileres.
- Hilos.
- Agujas.

Instrucciones costurero de viaje


  1. Top o Cara exterior:

  • Cortar las piezas que forman el top del costurero con la ayuda de una base de corte, un cutter circular y una regla de patchwork. Para que el top, que forma lo que en patchwork se conoce como un "nine-patch," quede perfecto es necesario que el corte de la piezas sea muy preciso y eso sólo es posible usando estos instrumentos. Todos los cuadrados que forman el "top" miden 8 x 8 cm incluyendo el habitual margen de costura de media pulgada.



En la foto os indico el número de piezas de cada tipo que hay que cortar. En la siguiente foto aparece la disposición de las piezas del top.




  • Comenzamos a coser las piezas haciendo coincidir los vértices para que queden bien alineados. En total vamos a formar tres tiras largas.




  • Una vez unidas todas las piezas de una tira se planchan por el revés sin abrir los márgenes de costura.





A la hora de unir las tiras es importante el sentido en que se planchan las costuras. Por ejemplo, si en la tira superior las costuras van hacia la izquierda en la tira inferior las costuras deben ir hacia la derecha, como puede verse en la foto. Esto es muy importante para que luego todos los vértices quedan en su sitio y no aparezcan desviados.




  • Cosemos las tres tiras que forman el top, planchamos y terminamos la parte superior.


2. Cara interior.


  • Cortamos todas las piezas que forman la parte interior. En la foto os indico el número de piezas y sus dimensiones. Igual que antes están incluidos los márgenes de costura.





Tira para ribete 
  • Primero vamos a montar la pieza para guardar las tijeras. El montaje es muy simple, cosemos primero la tira que va hacer de ribete y luego doblamos con la ayuda de una plancha como vemos en la foto.







  • A continuación con la ayuda de unas tijeras de corte en zig-zag cortamos el fieltro para guardar las agujas.





  • El siguiente paso consiste en hacer los bolsillos interiores. Cada bolsillo se compone de una capa de tela exterior estampada, otra interna de color liso y un ribete. En primer lugar se cose la tela exterior a interior como puede verse en la foto.



  • Doblamos con la plancha y colocamos el ribete.





  • El siguiente paso consiste en fijar todos los bolsillos, el guarda agujas y el guarda tijeras a la cara interna del costurero con la ayuda de la máquina. Montamos entonces las tres capas que forman el costurero, primero el top, luego la guata y por último la cara interna.





En la foto queda más claro el montaje. Fijamos en su lugar con la ayuda de alfileres, las dos tiras de cola de ratón y dos tiras de 45 cm de largo por 2 cm de ancho, que van a servir para cerrar el costurero. Estas tiras pueden ser de tela o pueden ser cualquier cinta que os guste.


  • Fijamos con un pespunte el sandwich, las tiras de cola de ratón y las cintas de cierre.
  • Como se puede ver en la foto el top es más grande que la parte interior. No importa, una vez fijado lo recortamos antes de de colocar el ribete final.


  • El siguiente paso consiste en cortar la tela del ribete final. Tiene que tener una anchura de 8 cm y un largo suficiente como para bordear todo el perímetro del costurero. En este caso es mejor cortar tela de más para poder hacer luego la unión del ribete con más comodidad. La tela sobrante luego se corta. En las siguientes fotos vemos cómo colocar el ribete.


Detalle de como hacer la esquina del ribete


Detalle de la costura de la esquina y de los dos extremos del ribete

Detalle del remate del ribete


  • Fijado con un pespunte el ribete al interior del costurero doblamos la tela hacia fuera y la sujetamos al top con la ayuda de alfileres. Formamos las esquinas doblando la tela a inglete.
  • Cosemos a mano con punto escondido todo el perímetro. Fijamos también las tiras o cintas de cierre, como puede verse en la foto.


  • En mi caso decoré las tiras de cierre con un punto decorativo en forma de greca una vez terminado el costurero. Os aconsejo que lo hagáis antes, porque es más sencillo y queda mejor si se hace antes de colocarlo. Pero a mí se me ocurrió la idea después. También decoré los bordes del guarda agujas una vez terminado. También es mejor hacerlo antes. Cosas del directo.






En esta foto podéis apreciar el interior del costurero. La verdad es que ha quedado muy bonito. Una vez más os invito a que vosotros también lo intentéis. Hasta la próxima.




Tutorial patch simple

El bloque que os presento este mes es muy sencillo así que no creo que os dé ningún problema a la hora de formarlo.  Las piezas que lo componen son pocas: cuatro cuadrados pequeños que ocupan las cuatro esquinas del bloque, cuatro rectángulos medianos que forman los laterales y un cuadrado grande que forma el centro del bloque. 




 Como siempre hacemos marcamos las piezas en la tela, las recortamos y planteamos el bloque completo para no equivocarnos a la hora de coser.




 Comenzamos a coser el bloque, primero unimos los cuadrados de color fucsia con los rectángulos. Primero un extremo y luego el otro.





A continuación cosemos el cuadrado central a los dos rectángulos laterales.


Planchamos las tres tiras que hemos obtenido y terminamos de coser el bloque.


Como podéis ver el bloque es muy sencillo. Ideal para principiantes. Os dejo con la imagen del bloque terminado y de otro ejemplo más para que veáis que la sencillez no está reñida con la belleza.