domingo, 25 de septiembre de 2016

Trucos de costura: cómo colocar un bies de patchwork

Dicen que lo prometido es deuda y por ese motivo os traigo un nuevo truco de costura, aunque he de reconocer que con mayor demora de lo que a mí me hubiera gustado. Hace algunos meses publiqué un tutorial para hacer unos bolsitos con cremalleras. Debido a la extensión del tutorial decidí dividirlo en partes.


Y como no me gusta dejar cabos sueltos hoy me voy a centrar en explicar el modo de  colocar un bies de patchwork. Supongo que para muchos este punto no tiene mayor misterio pero puede que para otros sea una asignatura pendiente. Si es así espero que el tutorial os guste y sobre todo que os sea útil. Comienzo ya con las explicaciones.

El paso a paso:




1º Paso.


En el caso de los bies de patchwork lo primero que tenemos que hacer es cortar la tela. Normalmente para hacer mis bolsitos de cremalleras suelo cortar tiras de tela de 8 cm de ancho que luego uno, incluso se pueden unir diferentes trocitos de tela para confeccionar nuestro bies. En concreto el bies que aparece en las fotos lo hice de ese modo.

2º Paso.


El siguiente paso sería doblar la tela por la mitad y plancharla.

3º Paso.


A continuación vamos a colocar nuestro bies a lo largo del todo el perímetro del bolsito y lo sujetamos con alfileres. El bies tiene que estar enrasado con el borde del bolso y además la parte doblada del bies debe quedar hacia arriba tal y como se puede ver en la foto, ya que luego lo tendremos que doblarlo  para ocultar la costura.



Cuando lleguemos a la esquina tenemos que doblar la tela haciendo un pequeño pliegue, como se ve en la primera foto. Este paso es muy importante hacerlo bien para que las esquinas queden perfectas.





Se trata de hacer una especie de inglete como si fuese el marco de un cuadro como se puede ver en las fotos anteriores. No olvidéis fijar bien la esquina con un alfiler para que la tela no se mueva.ela.

4º Paso. 
El siguiente paso consiste realizar la terminación del bies. Existen distintos métodos para hacerlo, yo os voy a explicar uno de ellos, el que considero más sencillo, sobre todo si eres principiante.  


En primer lugar vamos a doblar el inicio del bies formando un ángulo de 45 grados como se ve en la foto anterior.


Ahora vamos a superponer sobre este pliegue la terminación de bies. En la foto anterior queda mucho más clara la idea.


Ahora tenemos que cortar la tela sobrante haciendo un corte en 45 grados como se ve en la foto. Aseguramos de que dejáis la suficiente tela como para tapar el pliegue que hicimos en el bies de inicio. Fijamos bien con alfileres.

5º Paso.

El siguiente paso consiste en coser a máquina todo el bies. Lo más sencillo consiste en comenzar a coser por un costado del bies. A mí me gusta comenzar fijando la parte donde hemos hecho el remate del bies. 


Cosemos todo el lateral hasta llegar a la esquina. Paramos la máquina para marcar con un lápiz el tope donde debemos dejar de coser, aproximadamente a medio centímetro del borde.


Ahora tenemos que coser el otro lado de la esquina. Doblamos la tela hacia el lado que ya hemos fijado y marcamos con un lápiz el punto de inicio de la costura, aproximadamente a medio centímetro del borde y comenzamos a coser de nuevo. Este proceso lo tenemos que repetir en las cuatro esquinas del bolsito.


6º Paso.



Una vez que hemos cosido todo el contorno del bolsito sólo queda cortar la tela sobrante del inicio del bies.


Por último doblamos el bies y lo fijamos con alfileres. Cosemos todo el contorno con puntada escondida y ya hemos terminado.



Espero que el tutorial os haya quedado claro, a veces es muy complicado explicar con palabras determinados pasos. De todos modos si algo no ha quedado lo suficientemente claro o tenéis alguna duda que queráis consultar, estaré encantada de poder ayudaros. Me despido ya de vosotros y como siempre os digo, hasta pronto y que tengáis una feliz semana.

















8p

lunes, 19 de septiembre de 2016

La vuelta al cole


Hace algunos semanas os hablaba de la vuelta al cole, hoy vuelvo a retomar el tema y os traigo un nuevo ejemplo de estuche escolar.


Es el primero que realizo con este diseño pero he quedado bastante contenta con el resultado. Este estuche lo hice como regalo para una compañera de mi hijo, lo malo es que con las prisas por acabarlo para el día del cumpleaños, olvidé tomar nota de las medidas así que la próxima vez que quiera hacer otro tendré que volver a experimentar con las dimensiones.



El estuche está acolchado siguiendo el diseño que yo denomino como "ni recto ni derecho" es un diseño muy sencillo pero muy resultón. 


En cuanto a la tela, usé una con un falso patchwork donde predominan los tonos rosas, como remate le coloqué un bies de mercería en un tono verde seco muy bonito que le va de perillas a los tonos de la tela.


El interior está dividido por tres compartimentos diferentes, aunque en líneas generales el estuche es bastante parecido a los estuches escolares que suelo hacer con tres cremalleras.





El primer compartimento tiene dos pliegues que le dan mayor volumen y por tanto más capacidad para poder meter un montón de rotuladores, lápices, ceras ... o bien objetos más voluminosos.




El segundo compartimento tiene una pequeña solapa que se cierra con un gran broche, como adorno se me ocurrió ponerle un trocito de piconela blanca, que creo ha quedado muy bonito y en consonancia con la tela.



El último departamento es transparente y se cierra con una cremallera como en los bolsitos de cremalleras que suelo mostraros.




Como podéis ver en las fotos el estuche, que es enrollable, como cierre le puse un gran botón en color verde claro y un trocito de elástico en color rosa a tono con el colorido de la tela.



Espero que este nuevo estuche escolar os haya gustado. Yo estoy muy satisfecha y creo que muy posiblemente repetiré el diseño, fue divertido hacer algo diferente. Espero que a vosotros también os haya gustado y que os sirve de inspiración. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post. 





martes, 13 de septiembre de 2016

Cartera de mano con hexágonos

Hace unos meses os mostré terminada mi "Charm Quilt", si hacéis un poquito de memoria recordaréis que está formada por una multitud de hexágonos pequeñitos. A pesar de que la colcha tiene casi mil piezas todavía conservo una abultada bolsa con hexágonos sobrantes, que intento aprovechar como puedo en otros proyectos.


En concreto he usado algunos de ellos para decorar la preciosa cartera de mano que hoy os muestro y que espero os guste. Tanto el exterior como el interior de la cartera está decorado con hexágonos, que con infinita paciencia he ido aplicando.



Los colores que he usado son bastante impactantes, rojo y azul en sus versiones más primarias. Sin embargo, creo que funcionan muy bien entre sí y que el  conjunto ha quedado muy llamativo y resultón.


La tela azul es de algodón y la compré hace tiempo en Ikea. He de confesar que la tenía un poco aparcada porque no terminaba de cuadrarme demasiado, sin embargo en este proyecto creo que funciona muy bien.


Si os fijáis en las fotos podréis ver el acolchado a mano del contorno de los hexágonos, está realizado con hilo de bordar en un llamativo rojo. Es un simple pespunte pero me gusta mucho el toque que le da al proyecto.


En las fotos siguientes podéis ver con detalle el interior de la cartera que cuenta con un montón de compartimentos para guardar esa multitud de tarjetas que vamos acumulando; también cuenta con compartimentos para billetes.



Mención especial tiene el bolsillo con cremallera que sirve de monedero. Fue un poco complicado colocar la cremallera en "ventanilla". He de decir que me resultó de muchísima ayuda el fantástico tutorial del blog Creando desde mi desván, donde Lola da una estupenda explicación. Os dejo el enlace por si queréis consultar.


Aunque he de confesar que me tomé algunas licencias poéticas a la hora de coser la cremallera ya que lo hice a mano y no a máquina. Me pareció que la cartera quedaría más bonita si replicaba el pespunte del acolchado, así que usé el mismo hilo en color rojo. ¿Qué os parece a vosotros?


En cuanto al cierre he colocado un sencillo broche de mercería. Me hubiera gustado colocar algo "más sofisticado" pero no disponía de otra cosa, no obstante es funcional. Por último comentaros que la cartera está rematada por un bies de mercería en color rojo, que me costó horrores colocar por el grosor de las capas.



Con esta última foto me despido de todos vosotros, espero que os haya gustado este nuevo trabajo. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post. Feliz semana.

sábado, 3 de septiembre de 2016

La vuelta al cole: estuche con cuatro bolsillos

De nuevo el verano ha pasado y comienza el mes de Septiembre con la consabida vuelta al cole. Me recuerda a esa canción del Rey León, la que habla sobre el ciclo de la vida. Verdaderamente el ciclo se ha cumplido una vez más y de nuevo tenemos que retomar nuestras rutinas diarias y regresar al punto donde lo dejamos al comenzar las vacaciones.


Cuando era niña odiaba estas fechas, con toda mi alma. Volver a cole era para mí un auténtico suplicio y no porque fuera especialmente una mala estudiante. Menudo mosqueo me entraba cuando en la tele salían los anuncios mostrando a guapísimos niños que regresaban al colegio, con sus nuevos uniformes, sus chulísimos chandas y sus mochilas de última generación, felices porque las vacaciones habían terminado y podían regresar al cole para estrenar uniformes, carteras y libros. Menuda trola, pensaba para mí misma, qué niño en su sano juicio va a querer volver al colegio y concluir los mágicos  días del verano, ésos donde podías ser completamente libre para jugar y divertirte durante todo el día.


Afortunadamente hace años que dejé el colegio y la vuelta al cole no me atormenta del mismo modo, aunque no he logrado librarme del todo. Ahora me toca comprar libros, forrarlos, recopilar cuadernillos, comprar libretas de dos rayas, lápices, bolígrafos, ajustar horarios... Voy a dejarlo antes de que comenzar a hiperventilar. No queda más remedio que aceptarlo, el ciclo de la vida ha de cumplirse una vez más.


Creo que lo único que me hacía ilusión de la vuelta al cole era poder estrenar un nuevo estuche lleno de lápices y rotuladores, todos "nuevecitos" y perfectamente afilados. Por eso he querido mostraros un estuche con cuatro compartimentos y que llevaba un muchísimo tiempo en mi lista de pendientes.


Ha sido un reto hacerlo por la cantidad de cremalleras que lleva, ya sabéis "lo antipáticas" que son, sobre todo me  costó sudores colocar la más larga, que hace las veces de cierre y de asa del estuche en cuestión.


Para hacerlo he seguido un tutorial que encontré por casualidad en internet. Os lo recomiendo porque viene muy bien explicado todo el proceso. El tutorial en cuestión es muy largo y viene divididos en cuatro apartados si la memoria no me falla. Os dejo el enlace por si alguien quiere hacer un estuche de estas características, lo podéis encontrar en el blog del El costurero de Lulú.


En cuanto a las telas predominan los tonos rosas, gracias a la variedad de telas que he proyecto requiere he podido aprovechar un montón de retalitos que tenía de otros trabajos. Creo que ha quedado bastante bien para ser el primero que hago. Fue el regalo de cumpleaños de una compañera del cole de mi hijo y sinceramente espero que la haya gustado.


Para adornarlo y darle un toque personal hice dos etiquetas con un trocito de cinta de algodón que compré hace tiempo. La cinta en cuestión me gustó mucho y la compré sin saber muy bien en que iba a usarla. Si os fijáis en las fotos podéis ver que he colocado dos etiquetas, una en el interior más sencilla y otra en el exterior algo más elaborada. Me gusta mucho el resultado, creo que le da un toque especial al estuche ¿Qué os parece?



Me despido ya de vosotros, que mucho me temo me he extendido más de la cuenta, como me suele pasar. Espero que el estuche y el post os hayan gustado. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Feliz mes de Septiembre.

PD. Pondremos al mal tiempo buena cara.











viernes, 5 de agosto de 2016

Alfiletero mes de agosto: lino y lavanda


Por fortuna las vacaciones han llegado por fin, después de mucha espera. Sin embargo, no me he olvidado de hacer el alfiletero correspondiente al mes de agosto. Ya sé que el motivo escogido "la lavanda" no es nada veraniego, de hecho hubiera sido más coherente publicarlo en el mes de marzo o en el mes de abril, pero eran muchas las ganas que tenía de hacer este proyecto como para esperar casi un año, así que me he permitido esta pequeña "licencia poética".




La inspiración para este trabajo me llegó al ver el precioso alfiletero de Cristina, del blog Puntadas y apuntes, os dejo el enlace por si os apetece pasaros a echar un ojo. Llevaba tiempo queriendo hacer algo donde pudiera bordar unos preciosos ramos de lavanda. Ni me acuerdo el tiempo que llevo guardando el esquema con este motivo esperando la oportunidad propicia.




He de deciros que me encanta esta flor y los tonos lilas. Al principio pensé en hacer unas bolsitas bordadas para los armarios pero al final desistí por falta de tiempo. Así que cuando vi el precioso alfiletero de Cristina, mi cabeza sumó dos más dos, ya tenía el proyecto perfecto para mi pequeño ramo de lavanda. La estructura del alfiletero me gustó mucho y además me daba la oportunidad de combinar dos de las labores que más me gustan, el patchwork y el punto de cruz.



Si os fijáis en las fotos el bordado está hecho sobre una tela de lino blanca. Es la primera vez que trabajo con esta tela, siempre que he bordado en punto de cruz, lo he hecho sobre tela de panamá.  He de confesar que me ha gustado mucho la experiencia, me encanta la textura de esta tela. Creo que le da un mayor realce al bordado y ha sido mucho más sencillo de lo que pensaba. He de agradecerle a Cristina que me animara a bordar sobre lino. Me encanta el resultado.




Además del lino, he utilizado dos telas en colores lilas que coordinan perfectamente entre sí; una con unos pequeños topitos blancos y otra con unas pequeñas florecitas lilas. He de confesar que ésta última es una de mis preferidas y la tenía reservada para un proyecto especial como éste.



Como adorno he usado una sencilla cinta de terciopelo en color verde musgo. Me gusta mucho como contrasta este verde con el malva y además me parece que el terciopelo le da un toque especial al trabajo. Es la primera vez que uso el terciopelo y lo cierto es que me ha gustado el resultado. Así que es muy probable que repita la experiencia.



Normalmente suelo publicar los alfileteros al finales de mes sin embargo este mes he adelantado la publicación. La razón es sencilla comienzo las vacaciones y durante algunas semanas voy a estar "apartada del mundanal ruido" pero no quería faltar a mi cita del "alfiletero del mes", así que he adelantado la publicación.



Espero que os haya gustado este nuevo alfiletero. Yo he disfrutado mucho con él y estoy muy satisfecha con el resultado. Espero también descansar mucho y si el calor me deja poder coser todo lo que pueda. Igualmente os deseo un feliz verano y unas felices vacaciones.

Hasta pronto y nos vemos en Septiembre.