martes, 7 de noviembre de 2017

Manta de ganchillo marinera

No es habitual que os muestre trabajos de ganchillo, porque si bien es una labor que me gusta mucho, por desgracia no he conseguido el mismo nivel de destreza que tengo con el patchwork. Sin embargo, de vez en cuando suelo hacerle un hueco en mi interminable lista de trabajos pendientes.



Hace ya bastante tiempo os mostré la colcha de ganchillo que le hice a mi hija y con la que me inicié en este tipo de labor. Más recientemente os mostré su versión clon, os dejo los enlaces por si queréis echar un "ojo". Mi hija la usa muchísimo cuando llega el invierno (me refiero a la primera versión, porque la segunda ya sabéis como anda el tiempo) Sin embargo, su hermano que andaba un tanto "celosillo", me pidió que le hiciese una para él.



Lo cual ha supuesto todo un problema porque ya sabéis que con los "chicos" es complicadísimo acertar. Después de mucho buscar en revistas, encontré una colcha con un diseño sencillo en tonos marrones que resultó ser lo suficientemente "masculina" como para conseguir el visto bueno del niño.




Sin embargo, los tonos marrones aunque me gustaban no iban demasiado bien con la decoración de su habitación, que es de estilo marinero; así que cambié los colores y tras las dudas iniciales que siempre me suelen torturar cuando inicio un proyecto de este tipo, creo haber conseguido una combinación acertada.


Lo más importante es que el niño está muy contento con su manta, aunque de momento no le haya podido utilizar porque el frío parece haberse olvidado de nosotros este año. La lana que escogí ha sido todo un acierto, porque aunque es acrílica no hace bolitas y además es muy suave y no pesa en absoluto. 


Para tejerla he utilizado un punto en zig-zag, que me parece muy original y que de algún modo me recuerda a las olas del mar. Como no me aclaraba con las instrucciones de la revista; creo tener una incapacidad congénita para entenderlas, busqué en internet y tuve la suerte de encontrar un tutorial donde explicaban como se hacía, y lo cierto es que más sencillo de hacer de lo que parece. El tutorial en cuestión es del canal de Trinidad de Tejiendo con corazón, a la que quiero darle las gracias porque sin sus explicaciones esta colcha no habría visto la luz del día.





Como modifiqué las dimensiones que venían en la revista, porque quería una colcha más grande, le pedí a mi marido que me hiciera un esquema a escala con las nuevas medidas y así tener una idea más clara del resultado final y calcular los ovillos necesarios para la labor.



¡Madre mía! no me extiendo más que este post comienza a parecerse sospechosamente a un testamento. Espero que este trabajo os haya gustado, yo por mi parte estoy encantada de haber podido hacer feliz a mi hijo. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.



martes, 31 de octubre de 2017

El cuadro de Rafa

¡Hola a todos! Espero que os encontréis bien y que vuestros trabajos y proyectos en curso vayan marchando. Quiero comenzar este post dando las gracias por los fabulosos comentarios que me habéis dedicado en el último post. También quiero dar la bienvenida a todos aquellos que os habéis incorporado recientemente al blog  y a los que me seguís desde hace ya tiempo, por vuestra presencia incondicional. Muchísimas gracias a todos, no sabéis lo mucho que me animáis.

Hoy os traigo de nuevo un cuadro de punto de cruz. Si hacéis memoria, lo cual tampoco hace falta porque os dejo el enlace, hace unas semanas os mostré otro muy similar con el nombre de mi sobrino Rodrigo, que bordé como regalo por su nacimiento. ¡Cómo pasa el tiempo, por Dios!


El cuadro que os muestro en este post, es muy parecido en cuanto a estilo y colorido. Lo hice como regalo para el bautizo de su hermano Rafael; quien no podía ser menos, teniendo en cuenta que además que soy su madrina. 


En este caso los padres escogieron como motivo del cuadro un león muy colorido. No hay más que fijarse en los rayas de su jersey. De nuevo le puse colores muy vivos y primarios, que dicen atraen poderosamente la atención de los bebés.


Para la enmarcación  escogí un marco muy sencillo, de líneas rectas y en tono madera,  para que hiciera juego con la gama de colores que la madre había escogido para la habitación del bebé.





Como ya hice en el cuadro de Rodrigo, utilicé un color diferente para bordar cada una de las letras del nombre aunque basándome siempre en los mismos tonos del motivo central.



Lo cierto es que este cuadro al igual que el anterior, fue un regalo muy celebrado y valorado, que a pesar del tiempo transcurrido continua decorando la habitación de Rafa, como familiarmente le solemos llamar, al que aprovecho para felicitar ya que hace apenas unos día fue su cumpleaños, así que MUCHAS FELICIDADES!!!!! Y QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS¡¡¡¡¡¡

No me alargo más. Espero que el post os haya gustado. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Feliz semana a todos.


viernes, 20 de octubre de 2017

Reto Halloween





Ésta es sin duda la primera vez que participo en un reto de este tipo, pero cuando leí el post de Yoli de Creando y fofucheando donde nos invitaba a participar en su Reto de Halloween no me pude resistir;  y es que Yoli, con su alegría y salero es capaz de conseguir cualquier cosa.


Así que aquí me tenéis embarcada en esta nueva aventura. Espero que el trabajo que muestro os guste. Se trata de una bolsa para guardar las típicas chucherías que los niños recogen durante Halloween. 



Como  podéis ver la calabaza está hecha con una técnica que se denomina "crazy-patchwork" y que me ha permitido aprovechar un montón de retalitos de tela en color naranja. En mi opinión le da un aspecto un poco siniestro, aunque no demasiado si he de ser sincera.



Está decorada a mano con puntada de festón y también he bordado algunas de las costuras utilizando el llamado punto de escapulario, con el que pretendía simular unas cicatrices en la piel de la calabaza y darle un aire un tanto inquietante. Espero haberlo conseguido. No sé si a vosotros os lo parece.



¿ Y qué me decís del detalle de las asas? Las he cosido con hilo naranja usando una aguja doble. No me digáis que no ha quedado estupendo. La verdad es que le estoy sacando mucho partido a esta tipo de aguja, ya la he utilizado en varios trabajos y me ha gustado mucho el resultado.





Y hasta aquí llega este post. No quiero extenderme demasiado. Espero que la entrada os haya gustado. Yo por mi parte he disfrutado muchísimo con este Reto de Halloween. También quiero desearle muchas felicidades a Yoli; por su energía, su entusiasmo y sus ganas de vivir haciéndonos participar en nuevas aventuras. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post.



PD: No me digáis que no ha quedado chula la edición de las fotos y es que he cambiado de programa y estoy como loca explorando nuevas posibilidades.

martes, 17 de octubre de 2017

Colcha clon

Os estaréis preguntando, un tanto extrañados, por el título del post, y lo cierto es que no os lo reprocho, porque en verdad me ha quedado un tanto "críptico". En mi descargo os diré, que esta tarde no ando muy inspirada y los títulos que se me han ocurrido hasta el momento no son demasiado originales.


Quizás, lo mejor sea que me explique y comience desde el principio. Hace algún tiempo os mostré en otra entrada, una colcha de ganchillo que hice con la colección de "Ganchillo fácil". Os dejo el enlace por si os apetecer refrescar la memoria o echar un simple vistazo. Cuando la terminé tenía dos cosas: una bonita colcha de lana que hace las delicias de mi hija en el invierno y un montón sobrante de pequeños ovillos.


Entonces me pregunté ¿qué hago con tanto ovillo? La respuesta ya os la podéis imaginar: otra colcha. Así que ni corta ni perezosa comencé a tejer una nueva versión. Al poco tiempo de estar tejiendo, me di cuenta para mi desgracia, de que no tenía ovillos suficientes para terminar la labor. Lo cual me llevó a un estado de pánico momentáneo, que superé con un "no importa, pues compro más lana".

 

Ilusa de mí, no sabía lo complicado que iba a ser, porque no había manera de encontrar unos tonos remotamente similares a los de la colcha original. Después de remover "Roma con Santiago" pude localizar cuatro colores bastante parecidos pero de un grosor mucho menor. Está visto que en esta vida no se puede tener todo lo que se desea.


A esta altura de la película, abandonar no era una opción, así que no tuve más remedio que poner las hebras dobles y recalcular los puntos de la cadena base para que las piezas tuvieran más o menos trece centímetros de largo. En este punto no estaba yo para ponerme muy estricta.


Así que después de mucho batallar y tras tres largos e infinitos años he conseguido finalizar mi "colcha clon". Os puedo asegurar que  lo que más orgullosa me hace sentir de ella, no es ni el colorido, ni el acabado, ni el diseño, ni los puntos empleados. Lo que me ha hecho sentir "más ancha que larga" es que he conseguido  terminarla a pesar de todos los pesares. Claro que también os confieso, si yo llego a saber esto... regalo los ovillos.


Con esto me despido, que no quiero aburriros con mis aventuras-desventuras. Hasta pronto y nos vemos en la siguiente entrada.

PD. Muchas gracias a Sole del blog "The Gil House". Sin tu inspiración no hubiese podido terminar con este UFO.


martes, 10 de octubre de 2017

El cuadro de Rodrigo

¡Hola a todos! ¿Cómo vais con vuestros trabajos y proyectos? Espero que muy bien. Hoy os traigo un trabajo de punto de cruz. Se trata de un cuadro que hice hace algún tiempo con motivo del bautizo de mi sobrino Rodrigo.




Se lo regalé enmarcado en tonos azules para  que encajara en la decoración de su habitación. Como podéis ver en las fotos se trata de un cuadro muy colorido en tonos primarios, para estimular y atraer la atención del bebé.




El motivo que escogieron los padres para el cuadro fueron unas simpáticas ballenitas. Las letras del nombre están bordadas en los mismos colores que el motivo central, para que no hubiese disonancia entre los colores y el cuadro quedara equilibrado.





He de decir que este cuadro fue muy celebrado por los padres y lo conservan con gran cariño.



Quiero también dedicar esta entrada a Rodrigo, mi sobrino, que siempre anda preguntándome por el estado y evolución de este blog, supongo que le hace gracia que su "vieja" tía sea una blogger.





No me quiero extender más, espero que el cuadro os haya gustado y que os sirva de inspiración para vuestros proyectos. Si habéis pasado un buen rato leyendo esta líneas me doy por satisfecha. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Gracias una vez más por vuestras visitas y comentarios. Feliz semana.



martes, 3 de octubre de 2017

Un cuadro para un bebé

Hace algún tiempo que no os muestro ningún trabajo de punto de cruz y la verdad es que me apetecía mucho mostraros este cuadro que hice para la habitación de mi hija, hace ya tantos años que prefiero no pensarlo.


Cuando lo bordé mi hija era un bebé ahora va al instituto, así que podéis haceros una idea del montón de años que tiene. Sin embargo, este cuadro ha resistido muy bien el paso del tiempo, a diferencia de otros que bordé en su momento y que por tener un carácter muy infantil han terminado por ser desterrados.


Supongo que el secreto para resistir el paso del tiempo y de los gustos, que van cambiando con la edad, radica precisamente en que se trata de un diseño muy clásico; con ese aire victoriano que tanto me gusta, pero sobre todo considero que su "intemporalidad" radica precisamente en la gama de colores pastel con que está bordado.


El diseño en cuestión lo encontré en una revista de labores y si la memoria no me falla decoraba una bolsa, de esas que se usan para guardar la ropita de los bebés. Me gustó tanto que decidí hacer con él un cuadro para el dormitorio de mi hija.


Supongo que mi atracción por este diseño reside en mi infancia, como otras muchas cosas. Cuando tenía seis o siete años me encantaban los recortables. Recuerdo que los compraba en el quiosco para luego con paciencia recortarlos con unas pequeñas tijeras metálicas de punta roma. Comenzaba siempre por la muñeca, con mucho cuidado para no cortarle el pelo o las manos, que solían ser las partes más complicadas; luego pasaba a recortar la ropa: las faldas, las blusas, los vestidos...y terminaba con los complementos: gorros, zapatos, bolsos... Era todo un ritual.


Finalmente, llegaba la fase de ponerle el nombre a la muñeca y de escribirlo en la parte de atrás, no sólo en la muñeca sino también en toda su ropa. Por desgracia, no conservo ninguno de aquellos fabulosos recortables, lo cual me da un poco de pena.


Para concluir el post quisiera que os fijarais en el detalle del marco; sinceramente creo que merece una mención, porque me parece muy bonito y original. Fue una verdadera suerte encontrarlo y combina a la perfección con el motivo del cuadro. No sé que os parecerá a vosotros.

Y con esto voy terminando la entrada, que me da en la nariz que he vuelto a las andadas y me está quedando de tamaño XXL. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post. Feliz semana a todos y felices trabajos.


martes, 26 de septiembre de 2017

Bolsita origami

El post de esta semana quisiera comenzarlo dando las gracias a todos vosotros por vuestra presencia, vuestras cariñosas palabras y por vuestro inestimable apoyo, que tanto me animan a continuar. También quiera darle  la bienvenida a esas personas que recientemente se han sumando a este blog. A todos vosotros gracias por estar ahí y compartir vuestro tiempo conmigo.



El proyecto que os traigo hoy, es algo muy sencillo y rápido de realizar, se trata de uno de esos trabajos que mi querida Cristina, del  blog Puntadas y apuntes,  calificaría como de "satisfacción inmediata". Por cierto, si no conocéis este blog ya estáis tardando, daros una vueltecilla por él, porque os va a gustar.



No siempre andamos con ganas o tiempo, de dedicarnos a proyectos de "larga duración". Hay muchas veces que te apetece hacer algo pero no quieres esperar durante semanas o meses,  para  poder verlo terminado. La verdad es que la mayoría de nosotros y me incluyo la primera, andamos rematadamente mal de tiempo; demasiados obligaciones, demasiados compromisos, llenan nuestros días y nuestras horas.


 
Pues si te identificas con esta situación, el proyecto que te propongo esta semana te va a venir como anillo al dedo. Se trata de una bolsa realizada utilizando una técnica japonesa que todos conocemos, el "origami", pero en este caso, en vez de usar papel,  vamos a emplear tela.



Si hacéis un poquito de memoria, antes del verano os mostré dos bolsos realizados con  telas estampadas en motivos orientales. Os dejo los enlaces por si queréis echar un ojo y refrescar la memoria: "Bolso de labores""bolso japonés reversible". Como me sobró un trocito de ambos estampados, tuve la idea de hacer con ellos este pequeño y coqueto bolsito.



Me hubiera gustado haber podido realizar un bolso más grande pero por desgracia, no disponía de tela suficiente. Al menos me ha alcanzado para confeccionar esta mini-bolsita, que hace perfectamente las veces de monedero y que conjunta a las mil maravillas con el bolso reversible.



Si os gusta el resultado y queréis hacer una bolsita como la mía, podéis consultar los pasos en el siguiente enlace: "Bolsa origami" Costura conmigo de Riera Alta. En su canal encontraréis un montón de trabajos interesantes y aunque está portugués, se entiende sin demasiada dificultad. Espero que os haya gustado este trabajo y que os animéis a ponerlo en práctica. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post. Un besote para todos.