domingo, 30 de marzo de 2014

Los secretos del acolchado a mano


Una vez terminado el sandwich ya podemos comenzar el acolchado. Lo primero que os diría es que os compréis un buen bastidor. Yo comencé utilizando un bastidor común, el mismo con el que hago el punto de cruz, y aunque es bastante grande no sirve para estos menesteres. Las patas son un incordio y no era lo suficientemente grande para trabajar. Tenía que estar montando y desmontando la labor constantemente y no era práctico. Además el quilt pesaba demasiado y terminé por romper el aro de madera inferior. Así que al final, cansada de tanta penalidad me compré uno especial para acolchar y menuda diferencia. Era como llevar un Mercedes. Otra cosa, el tamaño del bastidor es muy importante, cuanto más grande mejor porque te permite trabajar más superficie del quilt sin tener que desmontar la labor, así que ya sabéis en temas de acolchado  el tamaño sí importa.
Bastidor especial para acolchado a mano

También es importante comprar unas agujas para acolchar de buena calidad y por supuesto el hilo tiene que ser hilo para acolchar, no vale un hilo normal por muy bueno que sea. Este tipo de hilo es especial, está encerado para evitar los nudos  y además es mucho más duro y resistente que el hilo que se usa para coser. Tened en cuenta que un quilt, es una pieza que está pensada para durar y ser transmitida. Lleva mucho tiempo y trabajo confeccionar uno, por ese motivo no hay que escatimar con los materiales.


Todo listo para empezar a acolchar

Otro punto muy importante, haceros con un dedal especial para acolchado, es fundamental para esta labor, sin él en poco tiempo se termina con los dedos destrozados. Es mucha la fuerza que hay que hacer para pasar la aguja de acolchar por las tres capas del quilt, si además acolchas sobre una costura aún es más complicado porque el grosor es mayor.
Los dedales de acolchar a diferencia de los normales tienen las superficie plana para poder empujar mejor la aguja. Los normales no sirven para este trabajo porque como son cóncavos la aguja resbala y no se puede empujar bien.

Dedal para acolchar

Comenzamos el acolchado, lo primero es hacer un nudo lo suficientemente grande para que quede escondido entre la tela del top y la guata. Al principio es difícil dar con el tamaño justo, si es demasiado pequeño el nudo atraviesa la tela y no podemos esconderlo. Si es muy grande no la atraviesa e incluso puede hacer un agujero si tiramos con mucha fuerza. Cuidado con esto. Es cuestión de probar hasta dar con el tamaño justo. Yo cuando veo que me ha salido demasiado grande lo corto sin más y vuelvo a intentarlo.


Detalle de nudo de inicio para acolchar



Detalle de como se esconde el nudo de inicio

Una vez escondido el hilo comenzamos acolchar. El punto de acolchado es muy sencillo, se trata de hacer un simple pespunte. Puede tener distintos tamaños depende de los gustos aunque personalmente pienso que queda mejor si es pequeño. Lo difícil de acolchar es conseguir que todos los puntos queden más o menos a la misma distancia y atravesar las tres capas de tela. Al principio, cuando no se tiene mucha experiencia te piensas que te está saliendo bien y cuando le das la vuelta al quilt ves que no has conseguido atravesar la tela de la trasera. Es muy fácil coger sólo las dos capas superiores, es decir, el top y la guata. El acolchado no vale si no se atraviesan las tres. 

Hacer varias puntadas al mismo tiempo permite que el acolchado sea más parejo

Un truco para evitar que esto pase es ir siguiendo con la yema del dedo contrario a la mano con la que se coge la aguja, el recorrido de la misma, es decir, si notas en la yema la punta de la aguja, os puedo prometer que se nota porque las agujas de acolchar se caracterizan por ser muy pequeñas y pinchar como condenadas, es que lo estás haciendo bien. Este sistema funciona aunque pasados unos días tienes los dedos como un colador. Que nadie se desanime porque la piel termina por endurecerse, también venden una especie de protectores para esta función aunque yo no los he probado.

Al terminar de acolchar hay que asegurar la labor igual que al inicio, para ello, yo hago dos pequeños nudos que escondo entre el top y la guata, tiro con cuidado hasta esconderlos y luego corto la hebra. 



Detalle de como se esconde el nudo final en el acolchado


Consejos importantes para acolchar:
  • Trabaja con tres o cuatro agujas de acolchar al mismo tiempo. Las agujas son muy pequeñas y difíciles de enhebrar, así que prepara varias para no interrumpir el trabajo con los enhebrados, que resultan engorrosos.
  • Ten a mano todo lo que necesitas. Yo tengo un pequeño cestito donde guardo todo lo que necesito para acolchar. El hilo, las agujas, el dedal, unas pequeñas tijeras de bordar y el mando de la tele para poder cambiar de canal si me aburre lo que ponen. Cuando estás trabajando con un quilt grande y pesado, es un fastidio tener que estar buscando las tijeras o el hilo.
  • Descansar la vista con frecuencia viendo la tele por ejemplo, de este modo cambiamos el enfoque de la vista y no la dañamos.
  • No descosas. Si eres muy perfeccionista no avanzarás con el trabajo y es muy probable que te desanimes y termines por abandonar. No te preocupes que con la práctica se va mejorando poco a poco.
  • Cortar los hilvanes de sujección poco a poco conforme vayas avanzando en el acolchado. No coger nunca un hilo de hilván con un punto de acolchado.
  • Cuando termines de acolchar deja todo preparado para el día siguiente. Si las agujas están enhebradas, todo está a mano y listo para comenzar a trabajar es mucho más probable que al día siguiente retomes la labor.
  • Deja la labor a la vista, si la guardas es muy probable que los meses pasen sin que el acolchado avance.
    Con el acolchado los quilt ganan en realce
Aunque acolchar es una tarea tediosa y cansada a veces, termina por enganchar. A mí personalmente me relaja, me distrae y me sirve para desconectar del "mundanal ruido", es algo así como una clase de yoga. Además me reporta la satisfacción personal de ver como algo tan bello como un quilt va creciendo en belleza conforme el acolchado va avanzando. El quilt cobra profundidad y realce. Te sientes satisfecha de haber creado con tus manos algo tan bonito y laborioso. Por otro lado te enseña el valor de la paciencia y la constancia en un mundo dominado por las prisas. Feliz acolchado.

TAMBIÉN TE INTERESE...



Prepara el sandwich y comienza a acolchar



6 comentarios:

  1. Que bonita entrada, muy ilustrativa. Me encantó y me sirvió bastante. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Piconela, Tengo un par de quilts a la espera de acolchar y no me atrevía jejeje. Voy a ver si con tus instrucciones y mucha paciencia me animo :D
    Muxus

    ResponderEliminar
  3. Hola amiga!
    Gracias por compartir!
    Un fuerte abrazo desde Venezuela!

    ResponderEliminar
  4. ¡Un tutorial estupendo, gracias!
    Hola, te he conocido a través de Mary Carmen, de Cosoquetecoso, y ya me tienes por aquí siguiendo tus novedades.
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por compartir , me quedo por aquí para aprender con tus tutoriales ,así parece todo más fácil.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  6. Una labor admirable!!!
    Tengo pendiente hacer una Dalia como esta, es un gran trabajo.
    Muchas gracias por los consejos que nos das, yo utilizo un bastidor mas peqeuño, y, como dices,es un engorro sacar la labor una vez y otra y volver a colocar..
    Gracias por compartir y por tu generosidad en eello.
    Besos

    ResponderEliminar