jueves, 30 de abril de 2015

Funda para taza

El proyecto de este fin de semana es una original y práctica funda para taza. Este simpático trabajo es muy fácil de hacer y nos llevará poco tiempo hacernos una. Sólo se necesitan unos restos de telas que coordinen entre sí y un poco de guata para el acolchado.


Esta funda para tazas os servirá para mantener durante más tiempo calientes vuestras bebidas.  Al mismo tiempo que podéis decorar y darle un poco de gracia a esas tazas que a veces nos regalan, pero cuyo diseño no nos entusiasma demasiado, y que por tal motivo no usamos nunca.

Además la funda para taza tiene otra utilidad, impide que nos quememos los dedos si hemos calentado demasiado el contenido de nuestra taza, ya sea con café, té o cualquier otra infusión o bebida caliente. Como veis todo son ventajas.




En mi caso usé unos trocitos de tela flores para darle un poco de gracia a una taza que me regalaron hace mucho tiempo y que no usaba. Su diseño infantil no me entusiasmaba demasiado. 


Para el remate de los filos usé un resto de biés que tenía de trabajos anteriores, aunque se puede hacer el bies con  otro tipo de tela que coordine con los tonos de la funda. Para los lazos empleé un resto de cinta con topos que me parece muy bonito y animado,  le da a la funda un toque muy coqueto.También podéis utilizar un poco de biés o hacer unos lazos con la misma tela de la funda. La opción del lazo ya confeccionado es por supuesto la mejor si no queréis complicaros demasiado la vida. 


Espero que os haya gustado la funda para taza y que me contéis que os parece este idea. Nos vemos en la próxima entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada